Satisfacción

0
50

Un honor con mayor sentimiento que el profesado,
resulta difícil que pueda arder en pecho alguno.
Al contemplar la primera luz, que aparece al despuntar
la mañana, y observar el interés que muestra en que
permanezca cautivo de mis aconteceres, es cuando
me veo obligado, a permanecer impávido, hasta la
caída de la tarde, para darme verdadera cuenta, que
la madre naturaleza, está dispuesta a sucumbir al
encanto de la dulce mirada…
Mientras que la ventana de los ojos, desee permanecer
abierta, seguro que apreciará con una luz especial
la llegada del nuevo día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí