Curiosidad

0

Resulta curioso, o como mínimo sorprendente,
comprobar como las personas ausentes, entran
con sigilo en nuestro cuarto, destinado a guardar
los recuerdos…
Las vivencias, pierden su fragancia que tiempo
atrás desprendían, y con el paso del tiempo, los
recuerdos acuden con menor insistencia.
La tristeza se mitiga, y las lágrimas dejan de brotar,
haciéndolo tan solo alguna que otra furtiva, hasta
que terminan secándose a medida que se agota
la fuente del dolor…
Un velo cubre la imagen de nuestra retina, y la
figura se difumina con el paisaje…
¡Colores nuevos, ayudan a distraer el alma con
otras vivencias!!.