Una boda de oro y a los postres

Tenía el alma blanca

0
Una boda de oro y a los postres
Cuando en el atardecer de la vida...te recuerdan que te has casado.
Felizmente casados....
Felizmente casados….

 

 

 

 

Sólo unas palabras para agradeceros-a todos vosotros-vuestra asistencia a esta celebración del “50 aniversario matrimonial” entre Julia y un amigo de la infancia, Ramón, que es el que habla…

Tenía el alma blanca. Y tenía el alma blanca…porque nunca hizo mal alguno, ni soñó con hacerle. Y esto no es hablar por hablar…

“Sueños, nuestro primero y último amor que sigue, bodas, entierros, bautizos, vicisitudes de la vida misma…Y deciros; ¡El amor es algo maravilloso!”, continúa narrando el bueno de Ramón Y como dijo ‘Lope de Vega’: “(…) Quien lo probo, lo sabe”.

Quiero no olvidarme de sus hijos hijo: Paula y Pedro. Buena gente, con sus luces y sus sombras, con sus sombras y sus luces: más luces que sombras…

Hago extensivas estas mis palabras a su respectivas parejas: esposo, Jorge Juan; esposa, Isabel.

No puedo olvidarme nunca- porque me enseñaron a no olvidar-, a sus  nietos Josefina y Pablo y Álvaro. Están adornados de sencillez, educación, buenos modales…Con los susodichos anduve a gatas  sobre la alfombra del comedor de mi casa. ¡Qué recuerdos se me vienen a la memoria…!

Hoy también están presentes sus otras dos nietas: Celestina y Lourdes, de cuatro meses respectivamente.

¡Ellas son ahora la alegría de la casa! Entiendo que más pronto que tarde echarán sus primeros pasos sobre la tierra. ¡Haber quién es el guapo que pueda correr tras ellas! Yo, desde luego, no; y él tampoco. Quiero entenderlo así.

Quiero también mencionar mi buena amistad-de todo corazón- con sus consuegros: Eulalia y Julio. Siempre hemos contado con su apoyo y condescendencia.

También se encuentran aquí y ahora nuestra sobrina política Cleo. Con sus respectivas hijas: Luisa y Encarnación, niñas muy bien educadas y cariñosas, donde las haya. Fernando, su esposo, no pudo asistir por motivos profesionales.

Nuestros mejores amigos Fernanda y José Luis no han podido asistir por motivos de salud… ¡Vaya un fuerte abrazo para ellos!

“En fin, me parece que no me he dejado nada en el tintero. Siempre me acordaré del día cuatro de mayo de 2018. Gracias, muchas gracias por vuestra asistencia. ¡Qué Dios os bendiga a todos vosotros! Una  boda de oro y a los postres”, termino diciendo el bueno de Ramón…Fue toda un reunión familiar.

La Coruña, 6 de agosto de 2019

©Mariano Cabrero Bárcena es escritor

 

 

 

 

 

Artículo anteriorLas Noches en Blanco de Vélez-Málaga unen cultura, artesanía y gastronomía este fin de semana
Artículo siguienteSe pueden adquirir las entradas para ver los fuegos de Feria desde la la Catedral
Avatar
(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto.-(...)