CCOO insta a la Junta a que ‘no abandone’ a 60 mil personas malagueñas que carecen de empleo y de prestaciones

En Málaga 60 mil personas necesitan la actuación urgente del Gobierno de  la Junta de Andalucía para sobrevivir.

0
CCOO

CCOO insta a al Gobierno de la Junta a que preste especial atención a las más de 60 mil personas que carecen de prestación y no encuentran empleo así como a las políticas de empleo que permitan una igualdad real entre hombres y mujeres en el acceso al empleo.

También alerta del aumento del paro en el sector agrícola y la necesidad urgente, de implementar políticas que reactiven el empleo en este sector para evitar la despoblación del interior de la provincia. 

El Secretario General de CCOO Málaga, Fernando Cubillo, tras conocer los datos de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre, ha llamado a la responsabilidad del Gobierno de la Junta de Andalucía, instándole a que no abandone a las más de 60 mil personas malagueñas, que continúan sin encontrar empleo y no cobran prestación alguna para sobrevivir. 

En Málaga han aumentado las personas desempleadas sin prestación alguna en segundo trimestre del año, 8018 personas más con respecto al primer trimestre,  lo que supone un aumento del 6,24%. 

Cubillo ha afirmado que El Gobierno andaluz no puede abandonar a 60 mil personas a la pobreza, careciendo de cualquier tipo de ingreso por la falta de empleo. Somos la tercera provincia de Andalucía con más personas “abandonadas a su suerte”, fruto de las reformas que el PP llevó a cabo en 2012, y que continúa con sus efectos perniciosos, dejando en la cuneta a miles de  personas sin oportunidad alguna, no sólo para encontrar empleo sino de disponer de un mínimo de ingresos con que sobrevivir.

La población activa malagueña ha aumentado en 1.300 personas, de las que 900 son hombres y 400 mujeres.

Este trimestre ha aportado 2.500 personas más ocupadas, La población ocupada masculina ha descendido en 3.700 hombres. La población ocupada femenina ha aumentado en 6.300 mujeres.

Dato positivo es el descenso del paro en 1.200 personas globalmente, aumentando el paro masculino en 4.600 hombres y descendiendo el femenino en 5.900 mujeres. 

Cubillo afirma, que este dato aparentemente bueno para el empleo femenino, esconde una realidad que sigue discriminando a las mujeres con respecto a los hombres, ya que  la tasa de paro femenino sigue un 3,2% por encima del masculino, o lo que es lo mismo haría falta reducir el paro femenino en 4.342 mujeres para que las posibilidades de encontrar empleo fueran iguales tanto en hombres como en mujeres.

Hoy con estos datos y con el incremento de la población activa en nuestra provincia la tasa de actividad femenina ha descendido -0,2%. Por tanto es necesario contratar a 83697 mujeres para que la igualdad efectiva en cuanto a tasa de actividad se refiere sea una realidad. No es comprensible que teniendo Málaga una población femenina superior a la masculina, haya una brecha en el empleo del 11,8%. 

Si en términos de paro o de ocupación estamos en niveles del 2008, sin valorar la calidad del empleo, en términos de tasa de actividad hoy las mujeres están un 3,7% peor que el 2008. 

No es comprensible que desde la junta de Andalucía, se pidan “datos científicos”, cuando la EPA refleja fielmente las dificultades que tienen las mujeres para abandonar las listas del desempleo o reflejan la desigualdad en el empleo, ni que en nuestra provincia haya más mujeres que hombres en edad de trabajar y sin embargo tienen menos oportunidades de encontrar empleo las mujeres.

Cubillo ha manifestado que es importante que desde la Junta de Andalucía se refuerce y se  ofrezcan a las mujeres más oportunidades para encontrar empleo, puesto que son más las que están buscando un trabajo. Se deben reforzar las políticas de igualdad en el empleo, de conciliación familiar, de discriminación positiva… El Gobierno de la Junta no debe dejarse llevar por las políticas de los partidos de extrema derecha que cuestionan la igualdad de hombres y mujeres. El retroceso a políticas discriminatorias, propias épocas pasadas no se lo perdonaría el “pueblo andaluz”.  

Por otro lado, la caída de la natalidad durante los últimos diez años de crisis tiene su reflejo en la disminución importante de personas que buscan su primer empleo, (-14.600)..

Entre los sectores, el agrícola presenta serias dificultades de crecimiento, pues aumentan los datos de paro, disminuyen el porcentaje de actividad y disminuye la tasa de ocupados. Un sector que está siendo sustituido por otro tipo de actividad empresarial más volcado en el turismo y en la logística del transporte. Solo el Gobierno andaluz, con políticas de reactivación y modernización del sector, puede evitar la despoblación de las localidades del interior, y debe asumir esta tarea con responsabilidad y prontitud.