Verano: ¿el malestar se va de vacaciones? Psicólogo Málaga Centro Te Motivan

Con motivo de la llegada del verano, las solicitudes de ayuda psicológica aumentan, un poco como la Navidad. Me encuentro haciendo esta observación desde hace un tiempo y me gustaría, entonces, detenerme un poco en la exploración de este fenómeno, aparentemente no muy comprensible y contraintuitivo:  ¿Pero es posible sentirse enfermo justo cuando existe la oportunidad de relajarse, detenerse un rato, tomarse un tiempo y divertirse? La respuesta es: sí, por cierto! Pero veamos por qué … Para hacer esto, sin embargo, debemos entrar en el mundo de la ambivalencia, que alimenta nuestra vida cotidiana y nuestra psique, a pesar del frenético intento de poner orden coherentemente en todas las emociones que viven allí.

Es absolutamente cierto que con la llegada de la temporada de verano las posibilidades de disfrutar de aspectos revitalizantes aumentan virtualmente, a lo que es más difícil dar espacio equitativo en otras épocas del año: caminatas, deportes y noches al aire libre, contacto con el Naturaleza, días de vacaciones para dedicarse a la relajación, a los viajes, al cuidado de las relaciones sociales y los afectos. Así que en verano puede haber condiciones ideales para recargarse y cuidarse.

Sin embargo, es igualmente cierto que a menudo sucede lo contrario:

Detenerse

Las crisis y los estados emocionales negativos se mantienen por debajo del umbral durante el año, nos encontramos haciendo mil cosas, excepto para recargarse y cuidarse. Es un poco como correr, especialmente si está más allá de nuestras posibilidades: mientras continúe haciéndolo, a pesar de la fatiga, el dolor muscular no explota, pero cuando uno se detiene, el cuerpo se vuelve pesado, doloroso … aumenta la capacidad para “sentir”, entras en contacto con tu propia fragilidad y emociones desagradables, cubiertas por la fatiga durante la carrera. En otras palabras, la rutina de los compromisos de trabajo y hogar a menudo nos cansa terriblemente, es cierto, pero al mismo tiempo nos protege de la posibilidad (que obviamente es una oportunidad, no solo un riesgo!) de escucharnos. Y cuando llega el verano …

Veamos cuáles son las situaciones que (re) activan la angustia psicológica o el malestar al que las vacaciones de verano pueden actuar como caja de resonancia:

    Dificultades económicas: cuando aumenta el deseo de descanso y ocio, los límites establecidos por una condición económica precaria o discrepante con respecto a las propias expectativas y deseos se perciben con mayor fuerza. Puede suceder que te encuentres o te sientas obligado a no ir a un viaje tan deseado o sentir una fuerte “brecha” con tu grupo de amigos, o con tus objetivos y proyectos de desarrollo profesional, etc. En resumen, aumenta la sensación de frustración que puede llevar a sentimientos de insuficiencia, ira y depresión.

    Dificultades en las relaciones: en verano, las oportunidades para las reuniones sociales aumentan , lo que pone de manifiesto las dificultades presentes en el área de las relaciones. Usted está más expuesto y en condiciones menos estructuradas. Esta condición puede ser una prueba severa para quienes sufren de ansiedad, fobia social o gran timidez y “dificultades” en las relaciones. Puede ocurrir que te encuentres solo, mientras que en la rutina, en cambio, hay contextos (como universidades, trabajo, gimnasio) que favorecen la reunión con compañeros, proporcionando un contexto compartido facilitador.

    Depresión y otros trastornos mentales: a veces el malestar se cubre o se mantiene a un nivel “aceptable” por el trabajo y por la (hiper) actividad en la que uno se encuentra inmerso en la rutina. Cuando todo se detiene y quizás disminuyen los recursos relacionales disponibles (colegas y seres queridos que se van de vacaciones, cualquier curso terapéutico, de asistencia o de rehabilitación que reduzca su frecuencia).El aislamiento en el que nos encontramos puede amplificar experiencias depresivas, pensamientos paranoicos u obsesivos, ansiedades. En mi experiencia, no es raro recibir solicitudes para el inicio de la terapia o atención domiciliaria caracterizada por cierta “urgencia” justo detrás de las vacaciones de verano. Uno se siente más expuesto y en riesgo, y se activa, principalmente en busca de una contención, una relación que puede realizar esta función.

Crisis de pareja: si hay áreas problemáticas o sensibles es la relación de pareja. Decidir el destino de sus vacaciones y cómo organizarlas implica muchas preguntas: debe negociar teniendo en cuenta las necesidades de todos los miembros de la familia, moviéndose a través de los lazos de lealtad que vinculan a los integrantes de la pareja con sus familias de origen y amigos. Además, la llegada del verano pone a la pareja frente a la posibilidad (y, por lo tanto, a la posible dificultad) de dedicar un tiempo de ocio, placer y cuidado: una intimidad que puede ser una panacea, deseada durante mucho tiempo o … ¡temida! Acercarse tanto a la rutina y alejarse de ella, si existen rencores o problemas no resueltos, puede ser “arriesgado”. No es raro, de hecho, que, como dicen con una expresión lúdica, las parejas estallan en el período de verano. Además, para los separados, la llegada de las vacaciones a menudo reactiva el conflicto sobre la gestión de la custodia de los niños. En resumen, el verano no es necesariamente sinónimo de relajación para la pareja.

    Un miembro de la familia enfermo: para aquellos que se encuentran con un miembro de la familia que está enfermo (por las razones más dispares: problemas psicológicos, Alzheimer, enfermedades orgánicas degenerativas u oncológicas en un estado avanzado) o, en cualquier caso, no son autosuficientes porque son ancianos, la llegada del verano es una gran estrés Necesitamos decidir cómo manejar la situación, encontrar un equilibrio entre las diferentes necesidades, todo para escuchar: la necesidad de asistencia y cuidado de la familia y la propia necesidad de relajación, restricciones económicas, un sentimiento de culpa, el deseo de presencia y apoyo. Además, como si no fuera extremadamente complejo ubicarse entre estos diferentes empujes y elementos, a menudo se agrega la variable del conflicto familiar: se discute quién debe sacrificar más o menos, cuentos antiguos, diferencias de tratamiento, los celos pueden volver a la superficie. , reclamaciones …

En resumen, la llegada de las vacaciones de verano puede ser una gran oportunidad para recargarse y cuidarse, pero, en algunos casos, incluso un período extremadamente agotador y delicado. Para cerrar con una broma: ¡a veces tomaría unas vacaciones para recuperarme de las vacaciones! En su lugar, querer volver a ser serio: es comprensible que, en algunas situaciones, lo que el verano trae consigo afecte a las cuerdas sensibles de la salud mental de la persona y, si esto sucede y la fatiga emocional que se siente parece excesiva, es útil recurrir a un profesional de la salud mental.

Psicólogo Centro Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Edificio Scala 2000

www.centrotemotivan.es