Todo es provisional

0

Al buscar la seguridad en lo que es por naturaleza inseguro,
vivimos una decepción tras otra: el coche que estaba
funcionando bien, de repente se avería, nos cansamos de
una casa que continuamos pagando durante años, hay
personas que salen de nuestra vida y personas queridas
que abandonan este mundo. Para que estos embates no
lastren la existencia con dolor e insatisfacción, Buda les
decía a sus discípulos, que se acostumbraran a vivir sin
ningún vínculo enfermizo. Eso no significa que debamos
renunciar a amar, sino que debemos aprender a hacerlo
a las personas y las cosas por lo que son en cada momento.

No podemos pretender, que una madre viva para siempre,
pero si la tenemos con nosotros, podemos disfrutar de su
compañía aquí y ahora, porque el mañana es incierto, y
lo único de que disponemos es el presente.

Despegarse, es aceptar que el mundo “es lo que es” aquí
y ahora y no lo que nos gustaría que fuera.