Detenida una mujer por tener en su casa dos tortugas moras, una de las cuales escapó de la vivienda

0

La Guardia Civil ha detenido a R.M.C., de 39 años y vecina del barrio almeriense de Retamar, por tener en el jardín de su casa dos ejemplares de tortuga mora –‘Testudo graeca’– una de las cuales se escapó de la vivienda y fue encontrada por unos agentes “en mitad de la carretera”.

Según ha explicado la Comandancia en nota, la mujer ha sido investigada por un presunto delito relativo a la protección de flora, fauna y animales domésticos, al tener en su vivienda ambos ejemplares sin la correspondiente documentación preceptiva que acredite su origen y tenencia legal.

Fue el pasado día 25 de marzo cuando los agentes hallaron en la calle a una de las tortugas, que se encontraba en perfectas condiciones higiénico-sanitarias aunque sin microchip identificativo, por lo que iniciaron averiguaciones para localizar su procedencia con diferentes vecinos de la zona.

Así, los investigadores identificaron a una mujer que se presentó como la propietaria de la tortuga, a la que echaba en falta desde hacía una semana, toda vez que indicó que tenía un segundo ejemplar en su casa. Ambas carecían de cualquier tipo de documentación que acreditara su origen y tenencia legal.

Ante estos datos, los agentes llevaron a cabo la detención de la mujer como presunta autora de un delito relativo a la protección de flora, fauna y animales domésticos al tiempo que aprehendieron a los animales, dado que esta especie de tortuga goza de la mayor protección que recoge la normativa ambiental española y europea al estar “en peligro de extinción” por diferentes normativas.

La tortuga mora está extendida por el sur de Europa y por el norte de África, por lo que es muy común la introducción de especímenes procedentes de África, lo cual está sancionado por la actual legislación.

ENTREGA DE ESPECIES A LAS AUTORIDADES

La Guardia Civil recomienda a quienes posean animales de este tipo que, antes de abandonarlos, se pongan en contacto con el Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones, con la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, o con la Guardia Civil (SEPRONA) para hacerles entrega de los mismos, para evitar este tipo de actuaciones y contribuir a la protección de la biodiversidad y del animal en cuestión.

El tráfico de especies constituye un problema que “ha generado gran preocupación a nivel nacional e internacional”, lo que ha motivado que el delito medioambiental constituya una prioridad para la UE en la lucha contra la delincuencia organizada y que se establezca un ‘Plan de Acción de la UE contra el Tráfico de Especies (2016) y un Plan Español contra el Tráfico de Especies y el Furtivismo Internacional (2018)’.

Entre las funciones que la Guardia Civil tiene encomendadas se encuentra el velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con la naturaleza.