¡Nos vamos a Vietnam!

0

No es de extrañar que, para los viajeros, los amantes de la auténtica aventura y el gusto por lo exótico, un recorrido por los espectaculares paisajes de Vietnam sea un sueño hecho realidad. Contemplar la Bahía de Halong, tal vez una escapada a las increíbles tribus de Sapa o pasear por algunas de las calles más pintorescas Hoi An y Hué, así como navegar por el Delta del Mekóng y disfrutar de la exquisita gastronomía vietnamita en Ho Chi Minh son algunas de las paradas que tenemos en mente cuando pensamos en este destino inigualable.

Requisitos de entrada al país

Antes de seguir soñando con los ojos abiertos, es bueno conocer cuáles son lo requisitos que debes cumplir para poder entrar en Vietnam, aunque puedes conocer más detalles de todo sobre Vietnam en relación al turista que va de visita si consultas con Viajes Sildavia, los auténticos expertos en el Viaje a Vietnam de forma organizada, para que no tengas que preocuparte de absolutamente nada.

En primer lugar, para entrar en Vietnam, como requisito indispensable, necesitarás tener tu pasaporte original con una validez mínima de seis meses antes de la fecha de salida. Si eres ciudadano español y no vas a estar en Vietnam más de 15 días, no necesitarás visado, pero en caso contrario, puedes informarte a través de la agencia de Viajes Sildavia.

Por lo demás, solo tener en cuenta las mismas precauciones que al visitar cualquier país extranjero, si visitas este país con Sildavia, no te preocupes por nada porque ellos te asesorarán de todo lo que debes saber antes y durante tu estancia en Vietnam

Visitas de interés

Hanoi se convirtió en la capital de la República Socialista de Vietnam en 1945 y desde 1995 es uno de los principales destinos turísticos del país. Destaca la elegancia de sus edificios coloniales que la hacen una ciudad muy bella, contando con calles de gran armonía arquitectónica. Puedes conocer la ciudad con un agradable paseo en bicicleta por el casco antiguo o disfrutar de un relajante paseo por la orilla del lago.

La bahía de Halong es una maravilla de la naturaleza y es otro destino muy popular, que además está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y se encuentra en la parte noreste del país, a unos 165 kilómetros de Hanoi. La mejor época para visitarla es en los meses de primavera.

Phu Quoc pertenece a la península de Kien Giang, se encuentra a unos 48 kilómetros de la costa vietnamita y atrae a los turistas que quieren conocer la auténtica vida rural del país. Además, desde aquí se puede viajar con facilidad a las islas de los alrededores por los canales del río Mekong.

Una de las visitas obligadas es un lugar de oración budista muy popular conocido como las Montañas de Mármol, que son cinco colinas que representan cinco elementos rituales; el oro, el agua, la madera, el fuego y la tierra.  

El arte vietnamita

La artesanía vietnamita y las técnicas que utilizan los artesanos es un conocimiento que ha ido pasando durante siglos de generación en generación consiguiendo unos artículos elaborados a mano de gran belleza y calidad. Cabe destacar su producción de tejidos de bambú y junco, cerámica y porcelana, así como la talla de la madera y los grabados en plata.

En cuanto a su tradición, es eminentemente de carácter oral, y cuenta con grandes mitos y leyendas. Su riqueza cultural es tal que te fascinará descubrir como cada etnia tiene su propio estilo musical, junto a sus trajes típicos e instrumentos. Destacamos un espectáculo muy atractivo para los turistas, que es el de las marionetas de agua, y que cuentan historias sencillas con títeres sobre el agua.

La gastronomía vietnamita

La comida vietnamita es muy reconocida por sus ricos y variados sabores y por presentaciones muy cuidadas. Es muy usual la combinación de carne y arroz y los vegetales agridulces, tal vez por su clara influencia de la gastronomía China. Algunos de sus platos más populares son el bun thang, que se elabora con pollo y el cha, un manjar de carne de cerdo a las brasas.

Otros platos exquisitos que podremos saboreas es el pho, una sopa de pollos muy especiada, y los ban cuori, que son huevos rellenos de carne. Los nem ran son unos rollitos crujientes rellenos de distintos ingredientes acompañados con verduras y son muy sabrosos.

Por la influencia francesa que aún se ve reflejada en su gastronomía, encontraras mucho pan tipo “baguette” y el queso en porciones. En las grandes ciudades, como Hanoi y Hom Chi Minh, puedes encontrar restaurantes de estilo occidental, así como de comida vietnamita. 

Las tradiciones y costumbres

La gran riqueza cultural de Vietnam se debe a que cada una de sus 54 etnias conserva sus propias características particulares. Son muchas las minorías que ha conservado su lengua, su escritura y sus señas de identidad.

En cuanto a su carácter, es un pueblo tranquilo y pacífico, así que cualquier gesto de impaciencia o si levantamos nuestro tono de voz, aunque llevemos razón, hará que quedemos muy mal en público.

Siguiendo el lema de donde fueres, haz lo que vieres, conviene mostrarse siempre muy respetuoso, saludar adecuadamente (juntando las manos sobre el pecho e inclinándose ligeramente), no tocar la cabeza de los niños, y quitarse el sombrero, en caso de llevarlo, ante los ancianos y los monjes y quitarse los zapatos antes de entrar a las casas. Así mismo, conviene evitar ropas demasiado ligeras para no ofender sus costumbres.