El cambio climático y la agroindustria amenazan los derechos de las mujeres en las zonas rurales

0
(Imagen de FIAN Alemania: campesina en Burkina Faso)

Las mujeres en las áreas rurales se encuentran entre los grupos cuyos derechos humanos son particularmente vulnerables al cambio climático dado el aumento de las relaciones de poder desiguales a su costa. Al mismo tiempo, las empresas agrícolas están negando el acceso a la nutrición básica a las mujeres en las áreas rurales mediante estrategias comerciales para adaptar la agricultura al calentamiento global. Esto es lo que llama la atención la organización de derechos humanos FIAN Alemania considerando el reciente Día Internacional de la Mujer.

En países alrededor de la línea ecuatorial en particular, el calentamiento global ya significa que las estaciones secas y lluviosas se alternan sin aviso. Esto a menudo conduce a la pérdida de cultivos y la falta de acceso al agua potable y de servicios públicos. “Las mujeres en las zonas rurales tienen hambre por encima del promedio. Al mismo tiempo, las mujeres generalmente son responsables de alimentar a las familias “, explica Gertrud Falk, Oficial de Igualdad de Género en FIAN. “Las tareas de la agricultura de subsistencia suelen estar a cargo de ellas, desde el cuidado de la semilla hasta el cultivo y la cosecha; además de la selección de la semilla para la próxima temporada”. En países del hemisferio Sur, los pequeños agricultores cultivan entre el 45 y el 80 por ciento de los alimentos. En particular, al mantener la variedad de semillas también contribuyen a la adaptación y resistencia de los cultivos.

La industria agrícola utiliza el cambio climático y la política climática para obtener cada vez más derechos sobre los recursos naturales, especialmente las semillas. “En compañías de semillas, al desarrollar variedades adaptadas, por un lado y al asegurar sus derechos de manera unilateral a través de acuerdos internacionales y regionales sobre variedad y protección de patentes, por otro lado, los pequeños agricultores, en particular, están perdiendo su independencia”, explica Falk. “Están impulsados ​​por esta interacción de clima y política de semillas en una dependencia cada vez mayor de las empresas agrícolas, perdiendo el acceso a semillas. Asimismo su derecho a la alimentación se ve amenazado”.

Un ejemplo claro de esta política es el cultivo de algodón en Burkina Faso. A partir de 2008, el estado había alentado el uso de la variedad de algodón Bt genéticamente modificada de Monsanto. El algodón Bt en sí mismo produce ciertos pesticidas. Esta semilla no debe ser cuidada como la semilla normal. Su introducción resultó en altos costos, dependencia y riesgos de salud para las mujeres agricultoras. Debido a que el algodón modificado genéticamente tenía una calidad inferior a la convencional, el estado de Burkinabe restableció la promoción en 2016. Afortunadamente, muchas mujeres agricultoras han mantenido sus semillas tradicionales y, por lo tanto, pueden restaurar su autonomía de las compañías de semillas.

En vista de este uso indebido de la política climática por parte de las empresas, FIAN Alemania pide al Gobierno Federal:

  • Hacer todo lo que esté a su alcance para minimizar el cambio climático, en concordancia con el Acuerdo Climático de París;
  • Abogar por que los derechos humanos se conviertan en criterios vinculantes para las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático y gestionarlos en todas sus propias acciones;
  • Adoptar la Declaración de diciembre de la ONU sobre los derechos de los pequeños propietarios y otras personas que trabajan en áreas rurales.

Para mayor información (en alemán):

• UN-Factsheet über Frauen, Geschlechtergerechtigkeit und Klimawandel.
• FIANs Recherchebericht zu Burkina Faso 
• UN-Erklärung der Rechte von Kleinbäuer*innen und anderen Menschen, die in ländlichen Regionen arbeiten. 
• Webseite von FIAN Deutschland zu Klimagerechtigkeit. 
• Video von FIAN Deutschland „Klimaschutz braucht Menschenrechte“