PACMA intentó hasta el último momento salvar a Flavia de su cautiverio

0

PACMA presionaba a Ayuntamiento y zoo para darle un retiro digno en un santuario

  • En enero financió un viaje de especialistas belgas y franceses para que evaluaran su traslado

El Zoo de Córdoba recluyó a Flavia, conocida como la elefanta más triste del mundo, durante 43 años de confinamiento y soledad. Flavia vivió toda su vida en un espacio recluido, sin poder tener relaciones sociales con otros de su especie, sin disfrutar del enriquecimiento ambiental necesario para un elefante y sin tener acceso al espacio suficiente para desarrollar su comportamiento etológico natural.

Durante un año y medio PACMA, que apodó a Flavia como la elefanta más triste del mundo, intentó por todas las vías posibles conseguirle un retiro digno. La presidenta del Partido Animalista, Silvia Barquero, visitó a la elefanta durante el pasado mes de noviembre. Se mantuvieron reuniones con el Ayuntamiento y el personal técnico y directivo del Zoo de Córdoba. La formación animalista invirtió una gran cantidad de tiempo, dinero y esfuerzo para trabajar intensamente por su salvación. Sin ir más lejos, en Enero PACMA financió la visita de especialistas belgas y franceses que estaban evaluando su estado de salud de cara a un posible traslado a un santuario. 

Ahora, de la manera más inesperada y triste, PACMA ha sido testigos del peor final que Flavia podía tener. “Flavia tenía mi misma edad y durante mis 45 años de vida yo he podido tener todo tipo de experiencias y relaciones, he viajado, he disfrutado de mis aficiones y de tiempo de calidad con mis seres queridos. A Flavia se lo han impedido. Durante todos esos años ella ha estado sola y cautiva en el zoo de Córdoba. Esperamos que ningún animal vuelva a pasar por esto”, explica emocionada la presidenta de PACMA, Silvia Barquero.

Flavia es ya el símbolo de la triste vida de los animales en los zoológicos. Por este motivo, el Partido Animalista exige un compromiso por parte del Ayuntamiento y del Zoológico de Córdoba para que no lleguen más animales al zoo y para que impidan su reproducción en cautividad, pues todas esas vidas serán condena y reclusión. Como lo fue la vida de Flavia, la que fue conocida como la elefanta más triste del mundo.