Bajo el lema “Andaluzas levantaos” miles de personas marchan contra el paro, la precariedad y en defensa de lo público 

0

Maíllo y Ángela Aguilera llaman a no dar “ni un paso atrás” frente al “tripartito franquiciado desde Madrid”

Aproximadamente “15.000 personas”, según fuentes de los organizadores, han participado este jueves en Sevilla en la manifestación convocada por la plataforma Caminando/Marchas de la Dignidad y apoyada por Adelante con el lema ‘Andaluzas levantaos’, con motivo del Día de Andalucía, una marcha en la que los participantes han clamado por una “Andalucía libre” en la que las políticas respondan las necesidades de la “mayoría social” y no a los “despachos de Madrid” y también en defensa de los servicios públicos de sanidad y educación y de las pensiones.

La manifestación ha arrancado poco antes de las 12,00 horas desde la confluencia de las calles José Laguillo y Pablo Iglesias, en el entorno de la estación de trenes de Santa Justa, contando con grupos de Adelante Andalucía, Podemos, IU, del Partido Comunista, la CGT, el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Ustea, Marea Blanca o el colectivo Renta Básica, con sus correspondientes pancartas y banderas.

Además, la manifestación ha estado poblada también por diversos colectivos como la Plataforma en Defensa de las Pensiones, el Colectivo por una Renta Básica, organizaciones feministas, “antifascistas” y contra los recortes en la educación o la sanidad, la APDH-A, Élite Taxi e incluso un grupo con esteladas catalanas y pancartas con lazos amarillos e imágenes de los dirigentes catalanes juzgados por el proceso independentista de dicha comunidad autónoma y del expresidente de la misma Carles Puigdemont, en defensa del “derecho de autodeterminación”. En el punto de partida de la marcha, por cierto, había sido instalado un pequeño puesto de venta de mercadotecnia independentista catalana, con chapas y pines de esteladas, lazos amarillos y de insignias nacionalistas de Andalucía.

Igualmente, entre la marcha figuraban manifestantes ataviados con chalecos amarillos como claro guiño a las protestas sociales que han marcado recientemente el devenir de Francia, así como banderas republicanas y del nacionalismo andaluz, con su estrella roja en el centro, y colectivos llegados a Sevilla desde Cádiz, Granada, Jaén o Málaga, entre otros.

Al comenzar la manifestación, la portavoz adjunta del Grupo de Adelante Andalucía en el Parlamento autonómico, Ángela Aguilera (Podemos), ha expuesto en declaraciones a los medios de comunicación que “nunca” antes la autonomía de Andalucía y su autogobierno estuvieron “tan en riesgo como ahora”, avisando de que “el tripartito” conformado por el nuevo Gobierno andaluz de coalición entre PP y Cs, con el popular Juanma Moreno como presidente gracias al apoyo de Vox a su investidura, “viene franquiciado desde Madrid para quitar” los derechos a los andaluces.

“NI UN PASO ATRÁS”

Por eso, ha llamado a “no dar ni un paso atrás frente al tripartito” y trasladar al mismo que “Andalucía no se vende”. “Frente a las políticas de bajada masiva de impuestos, la herencia común de todos los andaluces. Frente a las políticas de privatización, la defensa de la educación y la sanidad pública”, ha enfatizado Ángela Aguilera, quien ha insistido en que “sin autogobierno, Andalucía no puede alcanzar el lugar que merece en la Historia y el futuro”.

Y es que según ha alertado, ante la apertura del “melón del proceso territorial” en España, Andalucía debe contar con “un lugar protagonista y de fuerza en la mesa de la negociación”, porque de lo contrario “quedará nuevamente perdida” y sumida en “una brecha que cada día es más grande”, en referencia a la desigualdad. “No nos vale la Andalucía de los camareros”, ha proclamado en demanda de medidas de mejora de la realidad socioeconómica de la región.

El portavoz parlamentario de Adelante Andalucía y líder de IU en la comunidad autónoma, Antonio Maíllo, ha manifestado de su lado que el nuevo Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos constituye “una alternancia, pero no una alternativa”, implicando además el hecho de que Andalucía esté “gobernada por fuerzas centralistas”, toda vez que Vox, con cuyo voto fue investido presidente el popular Juanma Moreno, “pretende derogar la autonomía” andaluza.

DEFENDER EL AUTOGOBIERNO

Tal extremo le ha llegado a defender que “una mayoría social” de andaluces “cree en el autogobierno”, una herramienta “fundamental para salir de la crisis si se hacen políticas justas”. En ese sentido, ha criticado que el nuevo Gobierno andaluz “no hable de la realidad social de Andalucía, de los riesgos de pobreza, de la precariedad del mercado laboral, de los jóvenes obligados a marcharse o de los pueblos cada vez más vacíos”.

A tal efecto, ha alertado de que “en el proceso de regresión que viven Andalucía y España, se está intentando transmitir que el problema es territorial”. Y aunque Maíllo ha reconocido que “es verdad” que media un conflicto en ese sentido, ha avisado de que “quieren ocultar que lo que rompe una sociedad son las desigualdades sociales” y el deterioro de los servicios públicos. “Hay que situar el debate andaluz en torno a lo social y reivindicar la Andalucía social que contribuya al equilibrio territorial y de población”, ha enfatizado.

En la manifestación han participado además el diputado de Unidos Podemos en el Congreso e histórico líder del SAT y del movimiento jornalero Diego Cañamero; la exconsejera andaluza de Fomento por IU Elena Cortés; la secretaria general de Podemos en Sevilla, Susana Serrano; el coordinador provincial de IU en Sevilla, Manuel Lay; el portavoz municipal de IU en la ciudad hispalense, Daniel González Rojas; la exsecretaria general del PA y dirigente de Primavera Andaluza, Pilar González, y diversas otras personalidades de las fuerzas políticas de izquierda y los sindicatos.

La marcha, animada con cánticos y consignas como “de sanidad privada, nada, nada, nada”, “gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden”, “Andalucía, no se vende”, “esto nos pasa, por un gobierno facha”, “Andalucía libre o “Andalucía no se gobierna en los despachos de Madrid”, ha contado con la participación de unas 15.000 personas, según fuentes de Adelante Andalucía, una de las principales organizaciones de la convocatoria.