CCOO se moviliza en defensa del personal del primer ciclo de Educación Infantil contra su precariedad laboral

0

Los representantes sindicales de CCOO del primer ciclo de Educación Infantil de la provincia de Málaga participaron ayer en la movilización convocada por esta organización sindical contra la precariedad laboral y la brecha salarial que sufre este colectivo, y para denunciar el bloqueo por parte de la patronal de la negociación de su convenio colectivo.

En Málaga hay trabando en ese sector unas 2.000 personas, en Andalucía unas 8.000 y a nivel estatal 50.000.

El Sindicato de Enseñanza de CCOO ha iniciado, desde el 22 de febrero hasta ayer 26 de febrero, movilizaciones en el sector del primer ciclo de Educación Infantil en todo el Estado para protestar contra la pretensión de la patronal de fijar la retribución de este personal en torno a los 900 euros mensuales, o de que el profesorado aumente su jornada laboral. En el caso de la provincia de Málaga, ayer representantes sindicales de este sector realizaron una concentración en defensa de la dignificación de esta profesión, y el sindicato prevé la convocatoria de más actos de protesta durante las próximas semanas.

Este sindicato lamenta que tras casi dos años de negociaciones, la patronal ha tenido una actitud inmovilista y victimista, y no ha querido abordar de manera efectiva la problemática laboral de este colectivo. En España suman más de 50.000 personas, en Andalucía 8.000 y en Málaga 2.000 en este sector.

Desde el Sindicato de Enseñanza de CCOO de Málaga han recordado que se trata de un  sector muy feminizado, donde más de un 90% son mujeres, y además sufre elevada precariedad. Así, ha asegurado que tienen salarios mucho más bajos que los que perciben otros profesionales del ámbito educativo que desarrollan tareas análogas, así como por toda una serie de prácticas irregulares que repercuten de manera directa sobre sus condiciones laborales: profesionales que ocupan puestos de categorías inferiores a la cualificación que poseen; número de estudiantes por aula superior a lo permitido por ley; falta de recursos materiales que acaban incidiendo sobre la salud de trabajadoras y trabajadores; ritmo elevado de trabajo en espacios insuficientes para el número de niños y niñas al que se debe de atender, entre otros.

La radiografía es la de un sector en el que los puestos de trabajo están ocupados de forma mayoritaria por mujeres, con una edad media que oscila entre los 31 y 45 años. Trabajan en los puestos de educadora infantil (70%) y maestra (20%), con una antigüedad en la empresa de entre cinco y más de diez años, contrato fijo, a tiempo completo y sin posibilidades de promoción. Además, desarrollan sus tareas mayoritariamente en jornada partida. El resto de las categorías profesionales del sector (10%) suele emplear a personas con un nivel de estudios básicos que realizan tareas poco cualificadas y en jornadas parciales.

CCOO critica la pretensión patronal de fijar la retribución de las y los educadores infantiles en torno a los 900 euros mensuales, o de que las y los maestros aumenten su jornada laboral, es indignante, vergonzosa y muestra su más absoluta falta de respeto a la encomiable labor de estos colectivos. La educación en la etapa más temprana deja de ser una prioridad para convertirse en un negocio cuya principal preocupación es la búsqueda de rentabilidad económica, se concluye desde el sindicato.