Barrida Los Asperones: la vergüenza de mantener 32 años un gueto como provisional

0

IU-MPG exige a las administraciones un plan de desmantelamiento y programa transversal mientras continúa viviendo un millar de personas

La permanencia de la barriada de Los Asperones es “una auténtica vergüenza y una asignatura pendiente de todas las administraciones”, que han permitido que lo que iba a ser un alojamiento provisional se haya convertido en un “gueto” de 32 años de existencia.

Los concejales del grupo municipal de Izquierda Unida-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla y Remedios Ramos han presentado esta mañana una moción para que el pleno exija a las tres administraciones públicas que pongan en marcha un convenio de erradicación y al Ayuntamiento que establezca servicios que garanticen la salubridad y los servicios básicos mientras ello ocurre.

Los Asperones es una barriada creada en 1987 dentro de un plan de erradicación del chabolismo. Cuenta con 180 viviendas habitadas en las que reside un millar de personas. El 97 por ciento de la población está en situación de pobreza extrema; el 92,3 de las personas en edad de trabajar, paradas; el 89 por ciento, sin ninguna titulación académica y el 87,56 por ciento quiere abandonarla barriada. La esperanza de vida de sus habitantes es de 50 años, mientras que la del resto del país es de más de 80, es decir “similar a zonas de guerra”, señala Zorrilla, quién recuerda que la barriada es responsabilidad de la Junta y del Ayuntamiento, administraciones que han anunciado en docenas de ocasiones su desmantelamiento.

IU-MpG  presentó una moción para que se comprometieran a su desmantelamiento progresivo, con un calendario de cinco años y se creara una comisión en la que participaran las administraciones, los afectados y ONGs que colaboran en el terreno y que se ha incumplido. “También se anunció un acuerdo de financiación entre ambas administraciones, que no ha tenido recorrido”.

Zorrilla ha ironizado sobre que Unicef haya designado a la ciudad como “Amiga de la Infancia” a la vez que el Ayuntamiento mantiene a 450 niños y niñas en un gueto.

De hecho, ha enumerado Remedios Ramos, el Ayuntamiento no cubre las necesidades básicas de la barriada y lo que “es considerado un escándalo en otras zonas, aquí lo ven normal”.

Este grupo ha reclamado actuación de diversas áreas municipales para reforzar la limpieza viaria, la recogida de residuos, eliminar aguas estancadas, desinsectación y desratización y limpieza del cauce urbano. Además, apenas hay alumbrado público, las calles están en muy mal estado, no hay aceras y las viviendas tienen amianto.