Ser padres. Entre expectativas y fantasmas familiares. Psicólogo Málaga Te Motivan

 

Convertirse en padre es una de las experiencias más importantes e importantes en la vida de una persona.

El descubrimiento de esperar a un hijo trae consigo una serie de cambios, en muchos casos irreversibles dentro de la pareja, que atraviesan la dimensión física propia de la mujer, la dimensión psíquica de ambos cónyuges y, finalmente, la dimensión socio-familiar en donde se sumerge la futura pareja parental.

Los futuros padres se están preparando para preparar un “nido” cómodo para el niño, proporcionando a su hogar todo lo necesario para su bienestar; esta preparación de un espacio especial para los no nacidos también tendrá lugar en el plano psíquico, a través de una serie de representaciones mentales, de imágenes mentales que la madre y el padre construirán en relación con el “niño imaginario”.

Comenzamos un proceso de “anidación psíquica”, un marco, digamos, hecho de pensamientos conscientes e inconscientes que representarán el escenario familiar, ya establecido, en el que se insertará el niño.

Para construir este nido abstracto hecho de pensamientos, imágenes y sueños normalmente nos basamos en los fantasmas familiares inconscientes, quienes viajan de generación en generación y quienes nos mostrarán qué papel tendremos dentro de nuestra familia.

Pero las diferentes imágenes mentales que un hombre y una mujer construyen en relación con lo que deberían ser una familia y sus padres, se estructuran a lo largo de un camino que tiene raíces lejanas en la infancia y, especialmente, en la adolescencia. Período en el que se establecen las bases para ese sentimiento de crianza, que a veces surge después de una identificación positiva con las figuras parentales.

La transición fundamental a la crianza puede representar un momento de trastornos mentales graves.

Cramer (1993) sostiene que la transición de ser niño a ser padre implica una fase de “duelo evolutivo”, en la que el adulto joven pierde el estatus de su hijo al identificarse con sus padres.

En general, cuando los conflictos y las aflicciones de la infancia y la adolescencia se han elaborado adecuadamente, nos identificamos con la imagen de un buen padre de quien nos sentimos amados, proyectando al mismo tiempo en el niño la representación del hijo amado que se siente que es.

En otros casos, sin embargo, la pena y los conflictos del pasado pueden haber quedado sin resolver, lo que resulta en una condición de “luto patológico” patológico, en el cual “el fallecimiento del testigo” de la crianza de los hijos se experimenta con experiencias abandonadas intensas, que desencadenan un comportamiento disfuncional. Eliminar los sentimientos de tristeza y enfado relativos al abandono; asegurándose de que el padre proyecte, entonces, en su hijo la imagen de un niño abandonado y necesitado de amor, que siente que fue una vez.

Este “juego” de proyecciones a menudo se puede reconocer en la realidad de un niño déspota y exigente, portador de esos sentimientos de venganza del “padre-hijo”, al que el padre responde ahora con actitudes masoquistas que nos permiten vislumbrar la represión de ese sentimiento de agresión, necesario para oponerse a un “No” a la intransigencia del niño, dando origen a una paternidad marcada por un estado de ánimo depresivo, en el cual el padre se identifica con la imagen de un niño no amado y abandonado por aquellos padres (del pasado) que, en términos de imágenes mentales, han sido experimentados como exigentes y descalificadores, portadores de un modelo de crianza ideal, con el que el nuevo padre se enfrenta, resultando inevitablemente derrotado y inadecuado.

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

consulta@casaleizpsicologo.es