Voluntarios de Protección Civil y vecinos de Totalán apoyan cada día el operativo técnico de rescate de Julen

0

Unos 20 voluntarios de Protección Civil apoyan diariamente el operativo técnico desplegado para rescatar a Julen, el pequeño de dos años que el pasado 13 de enero cayó en un pozo de más de 100 metros de profundidad y 23 centímetros de diámetro en Totalán (Málaga). “Comida, víveres o materiales. Lo que demanden desde arriba”, ha dicho el coordinador de Protección Civil de Moclinejo, Daniel Alcaide.

El responsable de Emergencias 112 Andalucía en Málaga –organismo que coordina en estas situaciones de emergencia a los voluntarios de Protección Civil–, Rafael Gálvez, ha asegurado que desde que comenzó el operativo son unos 120 los voluntarios que han participado en las distintas tareas que tienen asignadas.

Así, Gálvez ha indicado que diariamente entre 18 y 20 voluntarios se encargan del avituallamiento en desayuno, almuerzo y cena, y colaboran de lanzaderas con los vehículos desde el puesto de mando de primera intervención al que está situado en el cruce entre Totalán y la zona de Olías.

Hasta ahora participan voluntarios de Protección Civil de los municipios malagueños de Moclinejo, Rincón de la Victoria, Vélez-Málaga, Canillas de Aceituno, la capital malagueña, Almogía y El Burgo “aunque tenemos solicitudes de todos los municipios que quieren colaborar, pero el dispositivo lo vamos organizando para que haya las personas que se necesitan”, ha indicado Gálvez, quien ha añadido que el dispositivo de emergencia de 112 es más amplio y además participan otras administraciones.

El coordinador de Protección Civil de Moclinejo ha asegurado a los periodistas que “la prioridad es el pozo, lo que pidan de allí”, poniendo como ejemplo que este pasado domingo “fuimos a comprar tabaco, porque un trabajador sin tabaco está más nervioso y trabaja menos eficazmente y nuestra misión es que ellos estén al 100 por cien siempre”.

“El otro día a la 01.00 horas nos pidieron seis sacos de cemento y tres pistolas de silicona. Lo que sea y cuando sea. Esto tenemos que hacerlo entre todos, aquí no hay fin”, ha manifestado Alcaide, quien ha insistido en que se atiende “sobre todo lo que demanden desde arriba”, apuntando que “por muy absurdo que pueda parecer para ellos es importante”.

Al respecto, ha relatado que de una donación de 50 pollos, mujeres del pueblo hicieron croquetas: “La cara de felicidad de esos señores cuando se comieron las croquetas es indescriptible”, ha dicho, apuntando que para él eso “es un poco recompensa, luego esto tendrá el resultado que tenga que tener, pero eso ya no depende de nosotros”.

Este militar tendría que haberse incorporado ya a sus funciones en Madrid, donde está destinado; pero sus superiores le han permitido continuar en Totalán hasta que finalice el dispositivo. Ha asegurado que es “sin duda” lo más complejo en lo que ha participado “por la cantidad de variantes que en cada momento nos va surgiendo”. “Esto es un máster” en Protección Civil “desgraciadamente”, ha dicho.

Colaboración de los vecinos

Los vecinos del pueblo también están colaborando. Gálvez ha explicado que una familia ha cedido una casa para uno de los puestos de mando que se han instalado, ya que la dueña es hermana de Alcaide y “vimos las dimensiones que estaba tomando el dispositivo y la necesidad de tener un sitio estable”.

Asimismo, desde el Obispado han indicado en un comunicado que la parroquia de Totalán también está “entregada al rescate del pequeño Julen”, ya que desde el principio “se mantiene en vilo y atenta a cualquier necesidad que pueda atender”. Así, han indicado que “feligresas de la parroquia han dedicado muchas horas a preparar alimentos destinados a los voluntarios implicados en el rescate”.

“Unas 3.000 croquetas, caldo caliente y pollos donados por un asador han sido preparados en los salones parroquiales, gracias a la solidaridad de los vecinos y el compromiso de las Cáritas de las parroquias de La Cala del Moral y Totalán”, han informado desde el Obispado en un comunicado.

Asimismo, han recordado que el pasado domingo, en la misa de las 13.00 horas de la parroquia de este municipio, se rezó tanto en favor del pequeño Julen como de sus familiares. El párroco Ramón Tejero comparó el ejemplo de “la solidaridad y la espera del pueblo con la de la Virgen María”.