Llegó el invierno, cómo mantener la casa caliente y ahorrar

0

Una caldera de condensación puede ser una buena opción para mantener el calor del hogar porque es un sistema eficaz, ahorra en el consumo de gas y protege el medio ambiente.

Ya está aquí el invierno y es hora de empezar a hacer los cambios para adaptar los hogares a esta nueva temporada de frío. La calefacción es un elemento primordial para mantener el confort del hogar. ExpertClima, expertos en climatización, te dan las claves para que este invierno tu casa tenga la mejor temperatura.

Uno de los mayores problemas a la hora de mantener en calor dentro de casa es escoger un sistema de climatización que no contamine y, sobre todo, que ahorre en la factura. La calefacción es algo de lo que nadie puede prescindir pero, muchas veces, el gasto de estos aparatos es tan grande que se limita el tiempo que está encendida.

Existen sistemas de climatización que permiten mantener la casa con una temperatura agradable y, a la vez, permiten disminuir el gasto en energía. Uno de éstos son las calderas de condensación.

Qué es una caldera de condensación

Cuando se ve una caldera de condensación parece un calentador de gas normal y corriente. Pero, en su interior, el sistema que usa para calentar es diferente.

La tecnología que se usa en este tipo de calderas permite que en la combustión, el vapor de agua que aparece como resultado sea usado al transformarlo en energía que ayuda a mantener caliente el agua que hay en el circuito. Con otro tipo de calderas esto no se hace y ese vapor de agua acaba por desaparecer.

Lo que se consigue al aprovechar este vapor de agua es mantener la casa a una temperatura agradable ahorrando en energía. Dos objetivos que se buscan cuando hay que empezar a usar la calefacción en el hogar.

Qué tener en cuenta al instalar una caldera de condensación

A la hora de instalar una caldera de condensación hay que tener en cuenta que esté dentro de la normativa vigente. Además, para poder realizar la instalación es necesario tener en cuenta tanto el desagüe, que debe estar cerca, como la salida de gases que es importante que tenga una pendiente que permita que la condensación no se vaya hacia la calle para poder aprovecharla.

Para que la caldera de condensación pueda ahorrar debe trabajar a menor temperatura que una caldera convencional. Esto no significa que haya que colocar radiadores más grandes para alcanzar la temperatura ideal ya que, la caldera, tiene un gran rendimiento que permite el confort dentro del hogar.

Los expertos recomiendan colocar una sonda que indique la temperatura que hay en la calle y dentro de la vivienda para poder tener información que permita controlar y ajustar la temperatura. Cuanto menos agua se necesite calentar, menos consumo de energía habrá.

Beneficios de las calderas de condensación

Gracias a su sistema que utiliza el vapor de agua para calentar el circuito y poder mantener el calor resulta en un método más eficiente para calentar el hogar.

Debido al bajo consumo de combustible emite menos gases contaminantes, lo que hace de la caldera de condensación una buena opción para proteger y mantener en buen estado el medio ambiente.

Al usar menos combustible, no solo resulta un medio eficaz para mantener el confort dentro de casa, también contribuye al ahorro en gas. Ya no habrá que temblar ante la llegada de la factura del gas.

Todas estas razones son buenos argumentos para, si todavía no se tiene un sistema de calefacción en el hogar, ver más sobre las mejores calderas de condesación y escoger que la que mejor se adapte a las necesidades de la familia.

Una de las mejores cosas del invierno es poder llegar a casa y disfrutar de un ambiente agradable y caldeado. Con estas calderas se puede obtener esa comodidad, ahorrar y proteger el medio ambiente.