Ventajas de la fisioterapia y sus técnicas de tratamiento

0

Algunas veces un mal movimiento puede provocar dolencias en el cuerpo que no desaparecen por sí solas. Asimismo, un proceso postoperatorio requiere de terapias de rehabilitación para recuperar el movimiento normal de huesos y músculos.

En cualquiera de esos casos, la fisioterapia es la opción más adecuada. Sus técnicas ayudarán al paciente a recuperarse de una lesión traumática con la consiguiente reducción del riesgo de incapacidad física. Es un tratamiento basado en métodos científicos, que usa agentes físicos como medios curativos y posee grandes ventajas aliviando los trastornos agudos y prolongados de los movimientos.

Objetivos de la fisioterapia

Como todo tratamiento médico, el propósito principal de la fisioterapia es fomentar la salud. Para ello pretende cumplir con dos objetivos fundamentales, que son el alivio del dolor y la rehabilitación física.

A través de esta, es posible reducir al máximo el dolor de los pacientes y disminuir los fármacos usados para atenuarlo. Asimismo es utilizada para la rehabilitación de lesiones o patologías asociadas a una enfermedad que requieren la recuperación de la fuerza y el movimiento en alguna zona del cuerpo.

Al considerar estas bases, se encuentran muchas ventajas aplicables ya que puede actuar en diferentes áreas de la medicina como la traumatología, la cardiología, la pediatría, la geriatría, la neurología y la dermatología, entre otras. Lo que ocasiona que un especialista en fisioterapia pertenezca a un amplio equipo de trabajo en clínicas como fisioterapiamalaga.org, con una adecuada capacidad profesional para diseñar un programa de ejercicios adaptado al ritmo y a las necesidades del paciente, con el único fin de mejorar su calidad de vida.

Técnicas de tratamiento más usadas

Las técnicas usadas en la fisioterapia son muchas, y dependiendo de la afección a tratar varían de acuerdo al tratamiento requerido.

De esta manera, se debe seguir un plan determinado para la rehabilitación de cada lesión o el alivio del dolor. Tratamiento que la mayoría de las veces es personalizado e involucra técnicas manuales o el uso de agentes naturales como el frío, la luz, el agua, el calor y la electricidad para tratar la dolencia muscular o reducir la inflamación. Lo que tiene como objetivo ayudar a recuperar la movilidad articular después de la intervención quirúrgica.

A continuación veremos las técnicas más comunes en este tipo de tratamientos.

  • Técnicas manuales: Son terapias realizadas con las manos a través de masajes que ayudan a aliviar el dolor y reducen la rigidez muscular. De esta manera se estimula el flujo sanguíneo en el área lesionada. Además, este tipo de terapias realiza movimientos con la aplicación de fuerzas externas, ejercicios de gimnasia y de estiramiento para cuidar articulaciones. Entre ellas se pueden nombrar la masoterapia, kinesioterapia y estiramientos analíticos.
  • Técnicas mediante agentes físicos: Son terapias utilizando elementos naturales y físicos aplicados en distintas áreas del cuerpo, con el propósito de potenciar la actividad neuromuscular de manera que se reduce la inflamación, se dilatan los vasos sanguíneos y  se relajan los músculos. En ellas, se utiliza la aplicación del frío, calor, aparatos mecánicos y eléctricos. Las más usadas son la electroterapia, la termoterapia, crioterapia, hidroterapia y la mecanoterapia.
  • Técnicas respiratorias: También llamada fisioterapia respiratoria. Consiste en la aplicación de procedimientos para desobstruir, reeducar y readaptar las vías aéreas con el fin de mejorar la operatividad del aparato respiratorio y aumentar su resistencia. Es muy recomendada para las afecciones neuromusculares como la esclerosis múltiple y para rehabilitaciones post operatorias.
  • Técnicas de vendaje funcional y neuromuscular: Consiste en la aplicación de laminas adhesivas con el fin de limitar los movimientos de las zonas dañadas. También es posible una técnica más intensa y vendar el músculo por completo para disminuir el derrame de líquidos y con ello eliminar la inflamación y el dolor.

Principales beneficios para la salud

Los métodos aplicados en la fisioterapia, así como los ejercicios usados, forman parte de un tratamiento para rehabilitar una zona del cuerpo y de esta manera conseguir resultados positivos de prevención, curación y mantenimiento en la salud del paciente.

Así, esta especialidad utiliza herramientas muy efectivas para tratar el dolor comprendiendo amplios campos de actuación que aumentan el bienestar y la calidad de vida. A continuación se enuncian los principales beneficios de la fisioterapia:

  • Restaurar la movilidad y fuerza de los músculos.
  • Mejorar la flexibilidad y aumenta la resistencia.
  • Prevenir y controlar el deterioro físico.
  • Aliviar dolencias y ayudar a su prevención.
  • Tratar la tendinitis, ligamentos, roturas y esguinces.
  • Mantener las articulaciones en buenas condiciones.
  • Rehabilitar después de una intervención quirúrgica.
  • Combatir síntomas de algunas patologías.
  • Frenar efectos de enfermedades degenerativas.
  • Fortalecer el organismo a través de ejercicios.

Como ves, se trata de una terapia muy completa y recomendable para muchos casos.