Conoce Portugal y el norte de España con el Camino Portugués

0

El Camino de Santiago es una de esas cosas que todo el mundo debería hacer en su vida al menos una vez.

El Camino de Santiago es un recorrido de alto valor cultural, muy visual y sobretodo con mucha carga emocional. Muchos son los peregrinos que deciden dar el paso y vivir esta aventura de primera mano, lo que gran parte de esas personas no saben es la cantidad de trayectos que conforman el Camino de Santiago.

Efectivamente, el Camino de Santiago no tiene una única ruta a realizar, se puede hacer por diferentes secciones en las cuales cambia esencialmente el número de kilómetros a recorrer y el punto de inicio, de esta forma encontramos el Camino Francés (uno de los más duros y exigentes), el Camino Primitivo (uno de los tramos más antiguos) y el Camino Portugués entre otros más. Para saber cual elegir es imprescindible tener algo de información previa, para ello se puede visitar páginas de internet que esten especializadas en esta materia como es el caso de https://santiagoways.com/camino-de-santiago/camino-portugues/, aquí esta reunida toda la información correspondiente a cada uno de los caminos que hay disponibles para realizar.

¿Qué características tiene el Camino Portugués?

Este camino tiene su origen en la época medieval, pues a través de él se llegaba a Galicia desde Portugal, por este motivo es fácil encontrar a lo largo del recorrido edificios y monumentos de alto valor histórico de épocas medievales y romanas.

El Camino Portugués tiene su inicio en Lisboa (Portugal) y el final en Santiago de Compostela como el resto de opciones. La cantidad de kilómetros a recorrer es igual a 620, los cuales se realizarán a lo largo de 25 etapas (cada etapa corresponde a un día en el que se ha recorrido un total de 25 km). El inicio oficial de éste camino es Lisboa pero obviamente cada persona valorará iniciarlo en el punto que más le convenga teniendo en cuenta distancia a recorrer y tiempo disponible para realizar la actividad. A lo largo del Camino Portugués se visitaran distintas zonas que se encuentran tanto en Portugal como a España, entre ellas estaría Lisboa, Santarém, Leiria, Coimbra, Oporto, Braga y Viana do Castelo en Portugal y en España se visitará Pontevedra, A Coruña y Orense, todas ellas situadas en Galicia. De esta forma el peregrino disfruta de la naturaleza y gastronomía tanto española como portuguesa.

Un dato muy importante a la hora de elegir el camino, es el desnivel que éste puede tener ya que si tiene mucho desnivel como es el caso del Camino Francés (3000 metros de desnivel positivo) puede llegar a suponer un grave problema si no se tiene una buena condición física. En este caso, el Camino Portugués es sencillo pues sólo tiene un desnivel positivo a lo largo de su trayectoria de 500 metros, esto hace de él una buena opción para todas aquellas personas que no tienen una preparación física excepcional y quieren disfrutar de igual forma de esta aventura, es tan fácil de realizar que incluso personas mayores podrían realizarlo sin problema alguno.

La mayoría de los tramos que componen éste camino se encuentran sumergidos en media naturaleza, dándole al peregrino todo un regalo visual al atravesar bosques, montañas, acantilados e incluso playas. No obstante, hay que remarcar que no todos los tramos discurren en plena naturaleza pues hay unos pocos que deben realizarse a través de zonas más urbanizadas.

Todos estos motivos hacen que el Camino Portugués haya ido ganando fama año tras año, esto ha implicado una mayor inversión en infraestructuras como aumentar el número de las mismas, pues ningún peregrino debería tener problemas a la hora de buscar alojamiento al finalizar una etapa. Además este camino cuenta con una señalización muy buena gracias a que la peregrinación lleva realizándose muchos años atrás, de esta forma se ha podido ir mejorando poco a poco en este tema hasta llegar a día de hoy.

Finalmente,  sólo queda matizar cuál sería la mejor época del año para realizar el Camino Portugués. En este tema hay que tener presente que no existe una época determinada para llevar a cabo la travesía, esta decisión reside más bien en los gustos de cada persona en particular y obviamente su disponibilidad, aún así hay que aclarar que no todos los albergues están abiertos todo el año ya que cierran largas temporadas. Se podría decir que la época del año en la que no se encontrarán albergues cerrados es en verano y primavera, pero esto no debe ser un problema si se desea realizar la ruta en invierno, pues habrán albergues abiertos, tan sólo se requerirá de un poco más de planificación.