El corredor natural de la Sierra de Churriana en peligro por los planes del Ayuntamiento

Tres mil viviendas y un parque de golf: los planes del Ayuntamiento en el corredor natural de Rojas-Santa Tecla pese a la sentencia en contra del Tribunal Supremo, denuncia Málaga Ahora

0
Corredor natural Churriana. Foto Mari Cruz Torres
Corredor natural Churriana. Foto Mari Cruz Torres

Tres mil viviendas y un parque de golf: los planes del Ayuntamiento en el corredor natural de Rojas-Santa Tecla pese a la sentencia en contra del Tribunal Supremo, denuncia Málaga Ahora

  • En junio de 2015 el Tribunal Supremo declaró nulo el plan urbanístico para esta zona, único corredor natural de la Sierra de Churriana con conexión al mar y al Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce.

  • El corredor también alberga acequias, eras, caleras, molinos y batanes históricos que podrían desaparecer.

  • Tanto Rojas como Santa Tecla, tienen un altísimo valor medioambiental, puesto que suponen el corredor natural y la única conexión que existe en la actualidad entre el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce y la Sierra de Churriana, que próximamente formará parte del Parque Natural Sierra de Mijas-Alpujata, a través de la Finca de Arraijanal (también sentenciada de muerte por las administraciones), Parador de Golf de Málaga, Campamento Benítez y Finca El Coronel.
Santa Tecla. Foto Mari Cruz Torres
Santa Tecla. Foto Mari Cruz Torres

Cerca de un 1,5 millones de metros cuadrados de la zona de Rojas-Santa Tecla, junto a la Sierra de Churriana, albergarán 2.847 viviendas, además de un campo de golf de medio millón de metros cuadrados, si el PP sigue adelante con sus planes urbanísticos, como ha anunciado. Y eso «pese a que el Tribunal Supremo declaró nulo el desarrollo de ese plan parcial ya en junio de 2015», recuerda Ysabel Torralbo, portavoz de Málaga Ahora en el Ayuntamiento. No podía ser menos, tanto Rojas como Santa Tecla tienen un altísimo valor medioambiental, puesto que forman un corredor natural y la única conexión de la Sierra de Churriana con el mar y el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce.

El despropósito, como no se cansan de repetir las asociaciones vecinales de Churriana, es tan evidente como que en su día ya se paralizó la construcción de la urbanización de Pizarrillo, debido a la baja demanda de vivienda. «En Churriana lo que faltan son equipamientos deportivos, carriles bici, atención médica continuada, centros para niños y mayores, equipamientos culturales, aceras, soterramiento de cableado, mejores accesos o parques», asegura Torralbo, que la próxima semana defenderá una moción en la Comisión de Urbanismo para que se paralice este plan.

Patrimonio arquitectónico y etnológico

Al valor ambiental hay que sumarle además el del patrimonio arquitectónico que conforman cuatro molinos y batanes históricos, una red de acequias, una alberca y elementos etnológicos desaparecidos ya de nuestras vidas, como una era circular de pavimento empedrado y una calera preindustrial que se pondrían en grave peligro con el desarrollo de este sector, según denuncia la Asociación para la Defensa de las Chimeneas y el Patrimonio Industrial de Málaga.

También peligra el cortijo Santa Tecla, formado por una gran casona y varios cuerpos separados entre sí pero agrupados en torno a un patio irregular con protección arquitectónica grado I. Por si fuera poco, sus jardines se encuentran dentro del catálogo de jardines protegidos y algunos de sus árboles en el de bienes arbóreos, como las palmeras pindó y de abanico, la livistona de Australia el nogal americano, el cóculo y el laurel de Indias. Ha desaparecido el gran ejemplar de palmera real australiana, con nivel de protección integral, por lo que, de acuerdo a la normativa, debería haber sido repuesto por los propietarios, a los que ni siquiera se ha sancionado. Pese a esos grados de protección, que obligan al Ayuntamiento y a sus propietarios al mantenimiento, hoy días es más que evidente el deterioro general.

Para Torralbo, «nos encontramos ante el enésimo caso de especulación inmobiliaria enmascarada de desarrollo urbanístico que extrae la riqueza común en beneficio de unos pocos con el beneplácito del equipo de gobierno». La moción de Málaga Ahora, además de pedir la paralización del plan, exigirá que se proteja el patrimonio natural, etnológico y arquitectónico, ampliado a molinos, batanes y demás elementos, así como que se restituyan los desaparecidos.