Relacionando los efectos de los combustibles fósiles, el cambio climático y la salud

0

Por Silvia Swinden

El mundo se enfrenta a dos graves emergencias que comparten las mismas raíces y, sin embargo, parece que existe un punto ciego para quienes se ocupan del cambio climático y la pérdida de biodiversidad en relación con los millones de muertes causadas por enfermedades relacionadas con la contaminación del agua, el aire y los alimentos provocada por los mismos combustibles fósiles que están cambiando el clima, y viceversa.

Parece haber resistencia a calificar este proceso como una forma de violencia,pero de hecho el número de muertes y conflictos provocados por los efectos de la dependencia de los combustibles fósiles (cuando las energías renovables son cada vez más baratas y la tecnología más refinada) lo justifica completamente.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud: “el aire venenoso está teniendo un impacto devastador en miles de millones de niños en todo el mundo, dañando su inteligencia y provocando cientos de miles de muertes”

 

“El estudio reveló que más del 90% de los jóvenes del mundo – 1.800 millones de niños – respiran aire tóxico y almacenan una bomba de tiempo para la salud pública de la próxima generación.

“La OMS dijo que los expertos médicos en casi todos los campos de la salud infantil están descubriendo nuevas pruebas de la magnitud de la crisis tanto en los países ricos como en los pobres, desde el bajo peso al nacer hasta el desarrollo neurológico deficiente, desde el asma hasta las enfermedades cardíacas.

“La contaminación del aire está atrofiando los cerebros de nuestros niños, afectando su salud de más maneras de las que sospechábamos”, dijo la Dra. Maria Neira, directora de salud pública y medio ambiente de la OMS.

“El estudio encontró que 600.000 niños mueren de infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores causadas por el aire sucio y el 93% están expuestos a uno de los contaminantes más dañinos – PM2.5. En los países más pobres, el 98% de todos los niños menores de cinco años están expuestos a PM2,5 por encima de las directrices de la OMS… Las mujeres embarazadas son particularmente vulnerables, y el aire sucio se relaciona con los niños prematuros y con niños con bajo peso. La contaminación atmosférica también aumenta el riesgo de enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares más adelante en la vida. El Director de la OMS, Tedros, escribiendo en The Guardian el sábado, describió la contaminación atmosférica como el “nuevo tabaco”, diciendo que el simple acto de respirar está matando a 7 millones de personas al año y dañando a miles de millones más”.

Por otra parte, las Naciones Unidas acaban de advertir de que hay un plazo de sólo 12 años para cambiar el rumbo y evitar la catástrofe: “Los principales científicos climáticos del mundo han advertido que sólo hay una docena de años para que el calentamiento global se mantenga en un máximo de 1,5C, más allá del cual incluso medio grado empeorará significativamente los riesgos de sequía, inundaciones, calor extremo y pobreza para cientos de millones de personas.

“Los autores del histórico informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, publicado el lunes, afirman que se necesitan cambios urgentes y sin precedentes para alcanzar el objetivo, que, según ellos, es asequible y factible, aunque se encuentra en el extremo más ambicioso de la promesa del acuerdo de París de mantener las temperaturas entre 1,5ºC y 2ºC.

“la diferencia de medio grado también podría impedir que los corales sean completamente erradicados y aliviar la presión sobre el Ártico, según el estudio 1.5C, que fue lanzado después de su aprobación en una sesión plenaria final de los 195 países en Incheon, en Corea del Sur, en la que los delegados se abrazaron unos a otros, y algunos lloraban.

Los científicos encontraron:

  • Para el año 2100, el nivel global del mar sería 10 cm más bajo con un calentamiento global de 1.5C comparado con 2C.
  • El 14% de la población mundial experimentará olas de calor extremas al menos una vez cada cinco años a 1,5ºC. Pero esa cifra se eleva a más de un tercio del planeta si las temperaturas suben a 2ºC.
  • El hielo del mar Ártico permanecería durante la mayoría de los veranos si el calentamiento se mantiene a 1,5ºC. Pero a 2C, los veranos sin hielo son 10 veces más probables, lo que lleva a mayores pérdidas de hábitat para los osos polares, las ballenas, las focas y las aves marinas.
  • Si el calentamiento se mantiene a 1,5ºC, los arrecifes de coral seguirán disminuyendo en un 70-90%, pero si las temperaturas suben a 2ºC se perderán prácticamente todos los arrecifes del mundo.

¿Fue esto útil?

… “Los responsables políticos encargaron el informe en las conversaciones sobre el clima de París en 2016, pero desde entonces la brecha entre la ciencia y la política se ha ampliado. Donald Trump ha prometido retirar a Estados Unidos -la mayor fuente de emisiones históricas del mundo- del acuerdo. La primera vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil el domingo puso a Jair Bolsonaro en una posición fuerte para llevar a cabo su amenaza de hacer lo mismo y también abrir la selva amazónica a los agronegocios”.

Anomalías de la temperatura global para 2015 en comparación con la línea de base de 1951-1980. 2015 fue el año más cálido en el registro de temperaturas de la NASA/NOAA, que comienza en 1880. Desde entonces ha sido reemplazado en 2016 (NASA/NOAA; 20 de enero de 2016).

No cabe duda de que la actual negativa de los países más contaminantes, basada en una falsa economía de no preocuparse por las consecuencias mientras los beneficios sigan llegando, está provocando tanto el posible colapso de los ecosistemas como millones de muertes por contaminación. No relacionar ambos problemas permite la fragmentación habitual que recompensa la resistencia al cambio porque la verdadera magnitud de la catástrofe queda fuera de la conciencia pública. Como otras formas de crueldad que crecen en el mundo, junto con el racismo, el sexismo, el antisemitismo, la islamofobia, el trato violento de las personas desplazadas por la guerra y la violencia, se une a ellos en los movimientos populistas de extrema derecha que se extienden por todo el mundo.

Hemos visto una creciente respuesta de las bases para proponer alternativas compasivas y sensatas, pero todavía no son lo suficientemente fuertes para cambiar la situación. Votar, unirse a grupos de presión y difundir información real está al alcance de todos.