Internet, el método alternativo para acceder al dinero

0

Que a nadie le quepa duda, el sistema laboral al que estamos acostumbrados se está quedando completamente desfasado y lo hace a un ritmo imparable, la idea de un trabajo para toda la vida es cada día menos posible, e incluso sostener una familia con un solo empleo está siendo más complicado, y si es solo una persona la que aporta una nómina al hogar es prácticamente imposible mantener un nivel de vida digno.

Es tal el cambio en el paradigma laboral que el conjunto de la sociedad ha comenzado a buscar alternativas económicas viables para complementar las cada vez más exiguas nóminas, para tener menos miedo a quedarse en el paro o ser ellos mismos los que, hartos de tanta explotación y precariedad, decidan buscarse de otra forma el sustento diario.

Actualmente, la mejor alternativa y la más usada por el ciudadano común para conseguir un método auxiliar de financiación es realizar trabajos por internet. Poder ganar dinero en internet es una realidad que tiene muchas y variadas opciones, algunas de ellas las puedes encontrar en la web www.comoganardinero.pro, un sitio online que se ha especializado en ofrecer información útil para todos aquellos usuarios de la gran red que quieran aprovechar las muchas oportunidades de trabajo que tiene el mundo virtual.

Como decimos, solo hay que saber cómo ganar dinero desde casa gracias a internet para que la economía familiar logre un respiro y consiga llegar a fin de mes con más aire. La oferta es amplia, y dirigida tanto a profesionales como a personas sin experiencia y sin formación específica, para trabajar a jornada completa o solo las horas que necesitemos. El paradigma laboral tiene aquí su verdadera revolución.

La página web, la mejor herramienta para ganar dinero en internet

Efectivamente, tal y como dice este título, sin web las posibilidades de hacerse un hueco en el ámbito comercial y laboral de internet se van a ver bastante reducidas, es con diferencia la herramienta más útil para ganar dinero en el terreno de lo virtual, desde ella podremos ofrecer nuestros servicios y / o artículos a nuestros potenciales clientes.

Pero no podemos engañarnos, tenemos que aceptar que la competencia que nos vamos a encontrar va a ser terrible, independientemente del rubro de negocios al que nos dediquemos. Con toda seguridad existirán cientos, sino miles, de webs que vendan u ofrezcan lo mismo que tú.

Para distanciarse de ellas, marcar territorio y ganar relevancia, debemos confiar en los servicios de agencias de diseño como BILBOLINK una empresa de Diseño Web y Posicionamiento SEO de Bilbao, arranca con fuerza en Málaga gestionando la presencia online de Remolques LAFUENTE. Esta empresa se expande, gracias a ser el referente de diseño web y cubrir todos los aspectos del marketing online más avanzado, desde el mencionado diseño hasta el posicionamiento web, cubriendo otros aspectos tan importantes para el éxito de una web de empresa como el contenido, la creación de aplicaciones, ofreciendo el mejor trabajo community manager e incluso ofreciendo información y cobertura en relación a la ley de protección de datos, un aspecto que está dando mucho que hablar en la actualidad y que los que se inician en la creación de webs no tienen muy claro qué es ni para qué sirve.

Un breve resumen de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD)

La Ley de Protección de Datos o LOPD es de obligado cumplimiento para autónomos, Pymes y demás tipos de empresas que actúen en el territorio nacional, y se refiere a la recogida de datos de carácter personal en los negocios, es decir, cuando la información que se recibe y guarda identifica a una persona física.

Para recibir toda la información a este respecto, lo más adecuado será dirigirnos a los abogados expertos en protección de datos y, en este sentido, las oficinas de Grupo Ático34 en Málaga son el referente nacional en cuanto a consultorías que se han especializado en las normativas de LOPD, pero también en RGPD (Reglamento Europeo de Protección de Datos) y LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información).

Baste decir que el objetivo final de esta ley no es otro que garantizar la protección y un tratamiento adecuado, conforme a ley, de los datos de carácter personal que manejan las empresas. Para diferenciar entre los datos recogidos se divide en tres niveles según el nivel de la información recogida de los clientes o de los usuarios.

Los niveles son el básico, donde solo se recogen datos identificativos, como el NIF, nº de la Seguridad Social, el nombre y apellidos, dirección, teléfono… le sigue el nivel medio, donde ya se recogen datos sobre posibles infracciones administrativas o penales cometidas, la solvencia, la capacidad de crédito, los datos tributarios… y el nivel más alto, que es a su vez más íntimo y en el se recogen información sobre su ideología política, religión, raza, salud, vida sexual…

Para saber Cómo adaptarse a la nueva Ley de Protección de Datos, ya sea a la nacional o LOPD como a la europea o RGPD, podemos recurrir a la información que nos ofrece el blog especializado sobre este tema haciendo clic en el enlace de este párrafo, y es que el 25 de Mayo de 2018 entró en vigor el nuevo reglamento europeo de protección de datos y hay algunas cosas que han cambiado.

Pero, como norma general, debemos estar informados de la responsabilidad que tenemos como empresarios al manejar estos datos, entre nuestros deberes está la obligación de inscribir los ficheros con los datos de los clientes en el Registro General de Protección de Datos, vigila que los datos ofrecidos son adecuados al nivel y completamente ciertos.

Es de vital importancia entre nuestros deberes garantizar el cumplimiento de secreto y seguridad de la información tratada, así como de informar y conseguir el consentimiento para recoger y tratar estos datos personales. Por último, debemos velar por la atención de los derechos de todos los ciudadanos, es decir, su derecho al acceso, a la rectificación y de oposición.

No olvidemos que estamos obligados a cumplir con esta ley, de lo contrario podríamos vernos expuestos a sanciones de diferente cuantía, que van desde las infracciones leves (multas entre 900 a 40.000 euros) a infracciones graves (de 40.001 a 300.000 euros) o en los casos más extremos a las infracciones muy graves (de 300.001 a 600.00 Euros).