Buscan voluntarios “Cibercooperantes” en Málaga 

El programa Cibercooperantes cuenta con más de 600 voluntarios repartidos por todo el territorio nacional. Así, Málaga ha sido una de las provincias "con mejor aceptación" de la iniciativa y es por ello que se necesita un mayor número de voluntarios para continuar impartiendo este tipo de charlas y ayudar a los jóvenes, padres y educadores a hacer un uso responsable de Internet.

0

El programa Cibercooperantes que lleva a cabo el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), entidad dependiente del Ministerio de Economía y Empresa a través de la Secretaría de Estado para el Instituto Nacional de Ciberseguridad, busca voluntarios en Málaga.

La misión de los cibercooperantes es concienciar y divulgar, a través de charlas de sensibilización, sobre el uso seguro y responsable de Internet y de los riesgos a los que se puede estar expuesto a través de las nuevas tecnologías. Asimismo, también informan sobre los mecanismos de ayuda existentes en caso de problemas.

Ángela García, coordinadora del programa Cibercooperantes, ha detallado a Europa Press, que con este proyecto llegan a cualquier tipo de centro que trate con menores, como asociaciones, club deportivos, o parroquias, entre otros. En suma, ha dicho, “cualquier centro que trate con menores y que pueda llevar a cabo una charla a la que puedan asistir los jóvenes o los padres y educadores”.

El programa Cibercooperantes cuenta con más de 600 voluntarios repartidos por todo el territorio nacional. Así, Málaga ha sido una de las provincias “con mejor aceptación” de la iniciativa y es por ello que se necesita un mayor número de voluntarios para continuar impartiendo este tipo de charlas y ayudar a los jóvenes, padres y educadores a hacer un uso responsable de Internet.

Por otro lado, desde Incibe también se propone a los centros educativos malagueños la oportunidad de solicitar charlas sobre ciberseguridad, pero han incidido en que para ello “es necesario poder contar con más voluntarios”.

Han explicado, en este sentido, que cibercooperante puede ser “cualquier persona física mayor de edad, de nacionalidad española, responsable, con ganas e ilusión”. Han apuntado que para ello no es necesario ser un experto en ciberseguridad sino “tener conocimientos sobre el uso responsable de las nuevas tecnologías e Internet, además de poseer dotes de comunicación y cumplir con el código ético del programa”.

“Pedimos que sean mayores de edad y que tengan nacionalidad española”, ha precisado García, añadiendo que es “aconsejable que tengan una cierto nivel de conocimiento sobre ciberseguridad porque van a estar dando unas charlas en las que deben saber de lo que están hablando y responder a dudas”, ha aclarado.

Las charlas que imparten los cibercooperantes de forma altruista están dirigidas a menores, de edades comprendidas entre los diez y los 16 años, padres, madres y educadores, han explicado desde Incibe.

La temática de las charlas versa sobre ciberacoso escolar; privacidad, identidad digital y reputación; netiqueta: comportamiento en línea; gestión de la información y acceso a contenidos inapropiados; protección ante virus y fraudes y seguridad de los dispositivos; uso excesivo de las TIC; mediación parental y uso de herramientas de control parental; y uso seguro y responsable de las TIC, con un enfoque generalista.

Incibe proporciona el material necesario para impartir las charlas, concretamente una presentación y un documento que servirá como guion de apoyo en la preparación de estas. “Les ayudamos en lo que es la preparación de las presentaciones pero una base de conocimiento sí que es deseable”, ha explicado.

Como beneficios, los cibercooperantes optarán al premio especial que se otorga al voluntario del año, según el número de charlas impartidas y la valoración de las mismas por parte de los centros.

Además, tendrán la oportunidad de escribir un artículo en cualquiera de los blogs corporativos de Incibe; harán comunidad con el resto de los miembros del programa para compartir experiencias e ideas y recibirán un reconocimiento anual que acredita el número de horas de dedicación al programa, como horas impartidas de formación.