Presentan informe de los privilegios municipales a la iglesia católica y a las cofradías en Málaga

Cesiones gratuitas a 75 años de los mejores terrenos e inmuebles, urbanismo a la carta, medallas, ingentes cantidades de dinero público, participación del ejército costeada por el Ministerio de Defensa, intromisión de los poderes públicos, etc. han hinchado artificialmente el entramado cofrade y el de otras entidades ligadas a la Iglesia católica desde que gobierna el PP en Málaga.

0
Informe Semana Santa por Málaga Ahora
Informe Semana Santa por Málaga Ahora

Málaga Ahora presenta el Informe sobre la Semana Santa y privilegios municipales a Iglesia y cofradías.

Desde que en 1995 comenzara a gobernar el PP en Málaga, pero sobre todo desde que Francisco de la Torre asumiera la alcaldía cinco años después, se ha duplicado el número de cofradías en la ciudad, y con ellas un sinfín de prebendas y privilegios de los que no goza ningún otro colectivo. No es casual. Los presupuestos municipales, las ordenanzas, las exenciones, los reconocimientos públicos y otras medidas demuestran a las claras que, lejos de tratarse de un fenómeno espontáneo, el Partido Popular ha utilizado los recursos públicos para generar una red clientelar en toda regla y reforzar una tradición que ni por asomo peligraba.

Son algunas de las conclusiones del Informe sobre la Semana Santa y privilegios municipales a Iglesia y cofradías, que Ysabel Torralbo, portavoz en el Ayuntamiento de Málaga Ahora, ha presentado esta misma mañana en rueda de prensa. Las partidas presupuestarias más llamativas corresponden al área de Cultura, que solo para este ejercicio reserva el 70% de las subvenciones directas a las cofradías, algunas en conceptos ajenos a la cultura, como la renovación de suelos, de túnicas, de uniformes para las bandas de música, etc.

Más sorprendente resulta incluso que todas las subvenciones directas del Instituto Municipal de la Vivienda se destinen a obras de rehabilitación del Obispado y el convento de las Carmelitas Descalzas. En cuanto a Derechos Sociales, la mitad del presupuesto, de un total de casi un 1.300.000 euros, se los llevan entidades netamente católicas, como Cáritas o Accem. Resaltan los 88.000 euros entregados a la Fundación Corintio, que agrupa a 19 cofradías, en concepto de compra de alimentos, cuando sus propios estatutos recogen que será la propia fundación la que decida quiénes son los beneficiarios, siempre con prioridad a los propios cofrades, rompiendo así el principio de igualdad.

También el 50% del presupuesto en Igualdad se destina a entidades de la Iglesia, pese a sus posicionamientos constantes contra el aborto u otros derechos de las mujeres.

Más de 40 cesiones gratuitas de terrenos e inmuebles

Solo desde 2002, con De la Torre ya consolidado como alcalde, se han suscrito cerca de 45 concesiones demaniales o de uso, en algunos casos por 75 años, de terrenos e inmueble a cofradías y otras entidades católicas, un trato de favor inaudito en cualquier democracia.

Destaca el solar de la plaza de Camas, que incluso destruye una calle, valorado en 750.000 euros según el propio Ayuntamiento y entregado en 2016 por 75 años en concesión demanial y gratuita a la cofradía de las Fusionadas. Por su parte, la cofradía del Descendimiento se hizo en 2015 con una concesión por 50 años de gran parte del Hospital Noble. El informe recoge casos como el del centro ciudadano de la plaza de Bailén, desmantelado en 2011 para ceder el inmueble a la Cofradía del Cautivo. De hecho, recoge el inaudito auge de las llamadas casas de hermandad, auspiciado a golpe de cesiones de este tipo.

Así, en la concesión demanial a la cofradía de La Mediadora, lejos de justificarse el preceptivo interés social, para justificar su gratuidad se manifiesta que esta entidad religiosa recoge en sus estatutos como deber el ejercicio de la caridad, cuando no existe ordenamiento jurídico que justifique la caridad como interés general. Se obvia así que el objetivo del solar en cuestión no es la instalación de un albergue, ni un centro social, sino almacenar los tronos. Por añadidura, se permite que esos solares municipales sean hipotecados a título particular por las cofradías para obtener así financiación.

Las exenciones, igualmente, están a la orden del día. Como es sabido, en 2003, con el gobierno Aznar, una modificación legislativa permitió que la Iglesia haya puesto desde entonces a su nombre más de 4.500 inmuebles en todo el país, algunos tan emblemáticos como la mezquita de Córdoba. Por supuesto, como ocurre con el resto de sus propiedades, la Iglesia también está exenta del pago de IBI con estas nuevas inmatriculaciones. En Málaga se valió de este procedimiento para en 2011 poner a su nombre la catedral y los jardines aledaños.

Sin irnos tan lejos, en octubre de 2017 el Obispado de Málaga comenzó a construir un centro de catequesis, con decenas de aulas, varias plantas y parking particular, en una parcela municipal cedida graciosamente por el Ayuntamiento en la calle Crónica, en la barriada de Puerta Nueva. La particularidad residía en que en esa parcela se asentaba la única pista deportiva de carácter gratuito de toda la barriada.

El 9 de junio de 2017 recibimos la noticia del acuerdo entre la Diócesis de Málaga y el Ayuntamiento de la ciudad para iniciar los trámites de aprobación del Plan Especial del Seminario. Este plan, entre otros aspectos, prevé una permuta para la cesión de 63.550 m2 de terrenos del Monte Calvario pertenecientes al Obispado (sí, el monte pertenecía a la Iglesia), que pasarán a ser de titularidad municipal como zonas verdes públicas a cambio de equipamientos en otros distritos, según explicamos en las siguientes líneas. El Ayuntamiento compensa la ocupación de este suelo con la adjudicación al Obispado de aprovechamientos urbanísticos destinados a uso residencial en dos sectores de suelo urbanizable situados en Wittenberg (El Palo) y El Coronel (Churriana), derechos que el Obispado podrá vender para obtener un beneficio económico a cambio de los suelos entregados.

El plan prevé además un aumento de la edificabilidad de algunos de los equipamientos del Obispado, que se traducirá en la construcción en la actual explanada del campo de fútbol de un auditorio, un polideportivo y un nuevo colegio que vendrá a sustituir a los actuales pabellones del colegio Herrera Oria –junto al Camino de los Almendrales–, que serán demolidos.

Todo este entramado ha duplicado aproximadamente el número de cofradías que procesionan en la actualidad, 41. Esta saturación ha configurado una suerte de urbanismo cofrade, que no solo se refiere a las cesiones gratuitas o proliferación de las tabernas cofrades al calor de la turistificación, sino también al cambio en el diseño de plazas, talas específicas o nuevos trazados de calles para facilitar el paso de los tronos, con el caso simbólico del desplazamiento de la fuente de la plaza de la Constitución.

Cuentas opacas

A pesar de todas las ayudas publicas recibidas, resulta imposible encontrar balances detallados en las páginas de las cofradías. Málaga, al contrario que Sevilla, tampoco cuenta con un informe concreto de los gastos reales que genera un evento como la Semana Santa y las actividades asociadas. El gobierno del Partido Popular se ha mostrado particularmente reticente a proporcionar este tipo de datos. Aun así, han trascendido gastos como los de limpieza. A modo de ejemplo sabemos que solo los gastos en limpieza de la cera que dejan a su paso las procesiones supera los 300.000 euros. Algunos otros costes se pueden extrapolar del informe de 2014 de la Universidad de Sevilla, que cifra en más de cinco millones el desembolso solo para la Semana Santa.

Del mismo modo, no resulta fácil encontrar la manera en la que se sufraga la continua presencia de militares en las procesiones, con el caso de la Legión como paradigmático. Según el estudio de Málaga Ahora, buena parte de estos cargos corre directamente a cuenta del propio Ejército o el Ministerio de Defensa, es decir, de las arcas públicas, pese a tratarse de eventos de carácter privado. Lo mismo ocurre con la notable presencia en la Semana Santa de cargos públicos, en la que Málaga está a la cabeza del país, como demostró la asistencia oficial, y no a título privado, de 4 ministros en la última edición de la Semana Santa. La aconfesionalidad del Estado, consagrada por la Constitución, queda así vulnerada, algo que en su día intentó atajar el gobierno de Zapatero mediante una ley que finalmente no terminó de redactar.

Casi todas las medallas de la ciudad para la Iglesia

No es de extrañar, por tanto, que desde que De la Torre ocupa la alcaldía no solo se haya duplicado el número de cofradías, sino que incluso las asociaciones que aspiran convertirse en una de ellas reciban subvenciones. Este mismo trato de favor lo reflejan hechos como que 21 de las 26 medallas concedidas por el PP a entidades de la ciudad hay recaído en organizaciones católicas, o directamente en imágenes, esta última una práctica contra reglamento que Málaga Ahora frenó al inicio de legislatura.

Así, las conclusiones del Informe sobre la Semana Santa y privilegios municipales a Iglesia y cofradías destacan que «Apoyándose en una tradición que ni por asomo peligraba, el Partido Popular ha creado una red clientelar […]. La Iglesia católica, además, cuenta desde esta legislatura con otro aliado incondicional, Ciudadanos, para desgracia de colectivos culturales y sociales y de sectores desprotegidos, que ven cómo las ayudas para mujeres afectadas por violencia machista, para jóvenes en desempleo y parados de larga duración, para personas en búsqueda desesperada de viviendas, para residentes acosados por el avance imparable de los apartamentos turísticos, para conservación de nuestro patrimonio arquitectónico, cultural y ecológico se destinan a procesiones, casas de hermandad y organizaciones eclesiásticas sin verdadero asentamiento ni activad social».