Málaga Ahora concluye la primera fase “Balance” de su proceso de debate

0
juntas hacia 2019
  • El proceso abierto y participativo de Málaga Ahora se reanudará en septiembre para definir el «código fuente municipalista» y, en una fase final, decidir en diciembre si participa y de qué manera en las elecciones municipales de 2019.
  • «Es un mito que haya que renunciar a principios éticos al alcanzar ciertas cuotas de poder y representación», entre otras conclusiones.

«Un alto en el camino para que las personas que durante estos años han aportado a esta iniciativa puedan valorarla»: con estas palabras presentaba el documento Juntas hacia 2019 la fase «Balance», que hasta el mes de junio inauguraría la hoja de ruta de Málaga Ahora para las elecciones municipales del próximo año.

Durante las sesiones, celebradas entre mayo y junio, se han valorado estos años en función de varios ejes: la pura experiencia institucional, el código ético de la organización, la relación con los movimientos sociales, el modelo organizativo, la cooperación con otras fuerzas y el feminismo como columna vertebradora.

La entrada en la institución, según las conclusiones de Málaga Ahora, supuso un aprendizaje acelerado, en que se pagaron algunos peajes y «se corrió el peligro de dejarse arrastrar por una deriva de insensibilidad», según se recoge en las actas que próximamente se harán públicas. Se ha valorado positivamente el acceso a la información y su puesta al servicio de una oposición que se echaba en falta en el Ayuntamiento, que sabido cuestionar el modelo de ciudad de Paco de la Torre, plantear alternativas solventes y que ha recibido buena acogida vecinal.

Por otra parte, el abandono del concejal Juanjo Espinosa al cumplirse el primer año de legislatura supuso una prueba para Málaga Ahora, que no obstante supo reaccionar a tiempo y poner el código ético por encima de cualquier otra consideración, para «romper el mito de que haya que renunciar a principios éticos al alcanzar ciertas cuotas de poder y representación».

Igualmente, quedó patente el respeto de Málaga Ahora por la autonomía de cualquier movimiento o colectivo social, si bien se valoró positivamente la puesta a su disposición de recursos y la función de altavoz cuando ha sido requerida, entre otras conclusiones, como la falta de un canal más estable o formal.

La vieja-nueva política y las redes estatales

El balance señaló algunas mejoras a abordar en el modelo organizativo para facilitar la inclusión de nuevas personas que muestra su interés en participar de manera activa, mientras que se estimó como un acierto que la cooperación continuada con otras fuerzas y sin entrar en competencias electorales, asó el caso de Equo, Podemos, o el de Izquierda Unida en el ámbito de la Diputación provincial.

Más allá de Málaga, se resaltó la pertenencia desde primar hora y de manera fundamental a la red estatal MAC (Municipalismo, Autogobierno y Contrapoder), cuyo primer encuentro se celebró precisamente en nuestra ciudad y que este fin de semana ha tenido su cuarta edición, ahora en Madrid.

En este balance se ha admitido que «la política institucional exige ritmos que dificultan los cuidados, pero el proceso ha tenido espacios de reflexión, cuidados del clima, regulación conflictos que derriban el mito de la imposibilidad aplicar políticas feministas y cuidar procesos en un terreno institucional, hostil y patriarcal». Del mismo modo, se ha integrado en la práctica cotidiana medidas de facilitación, consenso y ausencia de jerarquías,

Finalmente, también se han abordado algunas cuestiones sobre la proyección futura, toda vez que se ha admitido la rapidez con la que han envejecido algunas formas de la «nueva política» y la necesidad de mantener los principios que hicieron surgir una candidatura ciudadana como Málaga Ahora, asuntos que se tratarán entre septiembre y octubre, según la hoja de ruta.