Facebook sufre su peor tropiezo político con China

0
facebook

Por Gina Chon

WASHINGTON – Facebook acaba de sufrir su peor tropiezo político con China. La red social ya estaba en problemas en el Congreso estadounidense por la intervención electoral rusa. Pero la revelación de que compartió datos con el fabricante chino de teléfonos Huawei irritará a los políticos de ambos partidos, lo que hace más probable que se controlen los negocios de la compañía.

La indignación de Washington con la compañía de Mark Zuckerberg, de 560.000 millones de dólares, ha ido en aumento a lo largo del último año. La utilización rusa de Facebook, Google y Twitter ya condujo a audiencias legislativas. Las revelaciones de que la consultora política Cambridge Analytica recopiló datos de usuarios de Facebook forzó a Zuckerberg a testificar en Washington en abril.

Pero gran parte de esto quedó empañado por discusiones partidistas, debido a la sugerencia de que la interferencia rusa podría haber ayudado al presidente Donald Trump a llegar al poder. A Zuckerberg le fue mejor que otros ejecutivos rodeados de escándalos que han tenido que testificar, como el expresidente ejecutivo de Wells Fargo John Stumpf. Los legisladores incluso preguntaron a Zuckerberg cómo debería regularse Facebook.

Compartir datos con Huawei agita la indignación bipartidista de una manera única. Huawei desde hace tiempo es vista como una amenaza de seguridad nacional tanto por republicanos como por demócratas. A la firma se le impidió hacer incluso pequeñas adquisiciones de compañías estadounidenses.

En una carta inusual, el Comité de Inversión Internacional en Estados Unidos del gobierno estadounidense nombró las ambiciones de 5G de Huawei como un motivo para bloquear la propuesta adquisición de Qualcomm por parte del fabricante de microprocesadores Broadcom.

Políticos de ambos partidos rechazaron la asociación de Facebook con Huawei y cuestionaron por qué Zuckerberg no la reveló al Congreso. La compañía dijo que terminaría la relación esta semana pero las autoridades tendrán motivos para presentar proyectos que aseguren que Facebook no cometa de nuevo el mismo error.

Eso podría involucrar requisitos de divulgación o límites a las relaciones empresariales que generan preocupaciones de seguridad nacional, una carta de derechos del consumidor o planes antimonopolios que podrían reducir el predominio de Facebook.

La Comisión Federal de Comercio, que puso a Facebook bajo una orden de consentimiento por preocupaciones de privacidad en 2011, enfrentará renovadas presiones para castigar a la compañía. La agencia debía vigilar el cumplimiento de Facebook con el arreglo del 2011 pero no ha actuado, aunque investiga a la empresa. La asociación con Huawei podría llevar a grandes multas y nuevas restricciones sobre la actividad de Facebook. El Congreso también podría dar a la Comisión Federal de Comercio más poderes de aplicación.

Si los demócratas logran la mayoría de alguna de las dos cámaras del Congreso, o ambas, en las elecciones de medio término de noviembre, habrá que esperar que Facebook enfrente un control todavía más estricto. Pero el asunto de Huawei esencialmente asegura que las cosas empeorarán cualquiera sea el viento político que sople.