Espiral armamentista: el desarme está a la orden del día

0
desarme

Por : Reto Thumiger

La locura mundial por las armas continúa, aumentando por quinta vez consecutiva en 2017 hasta alcanzar los 1.700 millones de dólares estadounidenses. Rusia está asombrosamente con una reducción del 20 % del gasto en armas.

Con motivo de la publicación de las estadísticas sobre el gasto mundial en armamento para 2017 elaboradas por el Instituto Sueco de Investigación para la Paz (Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz – SIPRI), miembros del Bundestag alemán y representantes del movimiento por la paz criticaron el inmenso armamento mundial, que se refleja en los casi 1.739.000 millones de dólares estadounidenses con tendencia al alza, en la conferencia de prensa de la Oficina Internacional de la Paz (IPB).

Reiner Braun, de la Oficina Internacional de la Paz, inauguró la conferencia de prensa con motivo de las últimas cifras sobre el desarrollo de armamentos anunciadas por el SIPRI y de las jornadas mundiales de acción contra el gasto militar que se celebraron en esta ocasión con las siguientes palabras claras:

“Las cifras del SIPRI para 2018 muestran que la locura mundial por el armamentismo continúa y se acelera. La realidad de las cifras muestra que estamos en una fase de transición en la que los EE. UU. se están acercando a un billón de dólares (1.000.000.000.000.000) y, sobre todo, los países emergentes China e India representan una gigantesca carrera armamentista en el Lejano Asia con tasas de crecimiento entre el 5% y el 7%”.

Alemania y Europa forman parte de esta carrera armamentista

“Esto se complementa con el objetivo del 2% de la OTAN, con el que el Ministro de Asuntos Exteriores socialista Heiko Maas reiteró su compromiso la semana pasada. Como resultado, el gasto en armamento de la OTAN aumentaría de unos 250.000 millones de euros a 400.000 millones de euros y el gasto alemán en armamento se duplicaría. En realidad, el 0,7% significa 30.000 millones más para el armamento si Alemania quiere alcanzar el objetivo del 2% y, por lo tanto, ocupa el cuarto lugar en las cifras del SIPRI. Alemania y Europa son parte de esta carrera armamentista”, continúa el copresidente de la IPB.

Rusia reduce su gasto en armamento en un 20%

Esto hace que la reducción del 20 % del gasto en armamento en Rusia sea aún más sorprendente, lo que sin duda también puede atribuirse a la debilidad económica del país. Pero también vale la pena considerar que Rusia no está respondiendo a esta crisis económica ni aumentando la deuda de su presupuesto ni aumentando los impuestos para la población, sino más bien desarmándose y no creyendo que tiene que seguir el mismo camino, añadió Reiner Braun.

“Nos gustaría utilizar estas cifras de Rusia para hacer un llamado al gobierno alemán para que tome esto como una señal de que se debe usar una política de distensión para responder y levantar las sanciones y finalmente volver a las relaciones de cooperación con Rusia. Esa sería una respuesta política de paz a esta locura de las armas, que se refleja en las cifras”, concluyó enfáticamente su petición.

Los desafíos mundiales hacen que sea imperativo volver al desarme

En cambio, no se ha podido llegar a un acuerdo sobre ningún punto de las negociaciones de Bonn con vistas a la 24ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima, porque la financiación de todos los gastos de la política climática está totalmente pendiente y el Fondo para el Clima 2020 ascenderá a 200 000 millones, pero ni siquiera se han mencionado 37 000 millones. Werner Braun recordó una vez más: “Los desafíos globales exigen un cambio urgente hacia el desarme.”

Kathrin Vogler, MdB die Linke, tampoco se contentó con sus críticas: “Los 120.000 millones de dólares que se gastaron más en todo el mundo en 2017 corresponden a más de la mitad de lo que tienen en sus arcas los ministros de finanzas del mundo. Si se calcula a una escala reducida, se gastan 248 dólares per cápita en todo el mundo en armamento y preparación para la guerra. Los planes de rearme de la OTAN, que serán aplicados gradualmente por la gran coalición, significan que el gasto en armamento en Alemania se duplicará hasta alcanzar los 70.000 millones. El presupuesto del Bundeswehr aumentaría entre el 15% y el 20% del presupuesto federal”.

Cuando la OTAN llama, súbitamente hay mucho dinero allí

“Casi a diario oímos en el Bundestag que para una pensión sostenible con la que se pueda vivir dignamente en la vejez, no se dispone de dinero para un sistema de seguridad social en el que las personas no estén excluidas o para un sistema sanitario justo y salarios más altos. Pero cuando la OTAN llama, el fusil de la Sra. von der Leyen está a sus pies y repentinamente hay mucho dinero. Las anteriores guerras de intervención del Bundeswehr han costado 51.000 millones desde Afganistán, pasando por Somalia, hasta Malí”, continuó Vogler.

Combatir y desarmar al enemigo

“El desarme está a la orden del día; debemos enfrentarnos a los desafíos de la política global, también en Alemania. Lo que significa que necesitamos mucha más cooperación”. El desarme sólo se produciría mediante el diálogo y la cooperación con aquellos que de otro modo se imaginarían como enemigos. Hay que luchar contra las imágenes enemigas y concretar el desarme, porque se puede hacer mucho más por un mundo justo y sostenible y por una transformación socio-ecológica de nuestra sociedad y así eliminar muchas causas de guerra y violencia en el planeta, resumió Katrin Vogler.

En respuesta a las preguntas de los periodistas, el diputado del Bundestag señaló que no era la primera vez que Rusia reducía el gasto en armas. El año pasado fue del 10% y ahora es del 20% de reducción de gastos. Si Rusia sigue reduciendo el gasto militar y Alemania sigue aumentando como estaba previsto, muy pronto nos encontraremos en una situación en la que sólo Alemania gasta más en armamento que Rusia. “Me parece un hecho muy preocupante, ya que entiendo a Alemania como un país sin grandes ambiciones de poder. Mientras tanto, uno puede tener la impresión de que esto ha cambiado. No quiero una Alemania que tenga grandes ambiciones de poder y, sobre todo, una Alemania que viva militarmente tales ambiciones”.

El paradigma se aleja de la guerra como último recurso

Antje Heider-Rottwilm, Church and Peace e.V., enfatizó: “Mientras aceptemos el paradigma de la opción militar como último recurso, nada cambiará fundamentalmente. El uso de los fondos no cambiará, ya que siempre nos ocupamos de las razones de última hora y, por lo tanto, es la razón principal”.

Al final de la conferencia de prensa, la hasta ahora única llamada internacional “¡Desarme! ¡No al armamentismo!”, que promueve activamente el desarme y fue firmado por varios Premios Nobel, parlamentarios y sindicalistas internacionales, entre otros. Esta amplia participación demuestra que el desarme puede volver a incluirse en el programa. El desarme está a la orden del día, como se afirma en el llamado, y no sólo se necesita un debate, sino también un movimiento internacional en pro del desarme.

Más información: