¿De qué color es tu cielo?

0

Lo que sentimos, es la antesala de lo que hacemos.Así
como detrás de cada acción hay un pensamiento, detrás
del mismo hay una emoción. Las pequeñas son los grandes
capitanes de nuestra vida, y les obedecemos sin darnos
cuenta. Más que ayudarnos a navegar por las tormentas,
las emociones, son las tormentas mismas, puesto que
deciden el clima de nuestra travesía vital. Al igual que
cada lugar del mundo, tiene una meteorología propia,toda
persona pasa a lo largo de su vida – en incluso en el mismo
día – por diferentes estados de ánimo.

La naturaleza humana es dinámica y, sin embargo vivimos
lo que nos sucede como si fuera permanente.Cuando nos
sentimos tristes, nos cuesta pensar que la tempestad
acabará marchándose, del mismo modo nos sucede con
los momentos de alegría, como si esa felicidad no
pudiera terminar nunca.

Debemos admitir, que las emociones son relativas y al
propio tiempo cambiantes, siendo la mejor vacuna contra
las borrascas interiores.