Algunas dificultades por parte de la Policía frente a la Acción Solidaria en la Cárcel de Archidona

0

Ayer nos encontramos más de medio centenar de personas a las puertas del centro penitenciario de Archidona junto con la Asociación Ochavalia y las Vecinas del Trabuco para entregar ropa de abrigo a las cientos de personas migrantes encarcelas ilegalmente.

En un primer momento y tras explicar el sentido de la acción solidaria a los miembros del Cuerpo Nacional de Policías, intentamos introducir la ropa de manera directa e inmediata. Sin embargo y para nuestra sorpresa (ya que tanto el testimonio de los familiares como el informe del Defensor del Pueblo evidenciaba la necesidad de ropa de abrigo), los agentes pusieron demasiados impedimentos a la hora de hacer efectiva la recogida. Finalmente dijeron haber trasladado nuestra urgencia a Cruz Roja (que en ese momento se encontraba en el interior del edificio) quienes, a priori, se harían cargo de la situación.

Más de dos horas después y tras varias conversaciones con la policía, confirmamos que prácticamente todos los vehículos de Cruz Roja se disponían a abandonar el recinto. Nos percatamos de que en ningún momento tenían intención de parar para llevar a cabo la recogida. Rápidamente nos acercamos para bloquear la salida y dialogar con los voluntarios de la organización. Según nos comentaron, la policía en ningún momento informó a su responsable de nuestras pretensiones. Después de unos minutos de negociación accedieron a recoger la ropa con el compromiso de repartirla entre los internos.

Cabe destacar que durante nuestra larga espera pudimos comprobar las bajas temperaturas que se registran en esta zona de la Comarca Nororiental, realidad que afea aún más si cabe la actuación de las autoridades competentes y de los responsables públicos.

Paralelamente, una de las abogadas que participa en la Plataforma, pudo acceder al interior de la Cárcel para entrevistarse con algunos internos. Nuestra compañera nos confirma, como ya hicieron las familias o el Defensor del Pueblo, multitud de irregularidades. Empezando por las dificultades de la propia letrada para acceder al recinto o la distribución de las instalaciones, que condicionan absolutamente el trato penitenciario que reciben los migrantes encarcelados. Además no tienen agua caliente, los miembros del cuerpo de antidisturbios van totalmente equipados (cuando estas personas no han cometido delito alguno), se ven con las visitas tras una mampara, etc Además, hemos podido confirmar que los migrantes no han podido recoger los contactos de los abogados asignados en un primer momento,por lo que si alguno de ellos es susceptible de asilo, no tiene la posibilidad de exigirlo. Y así con otras tantas cuestiones. Por eso continuaremos con el ciclo de denuncias, acciones y movilizaciones.