Terapia de pareja en Málaga: ¿Amor o dependencia?

1
psicologos malaga dependencia

Terapia de pareja en Málaga: ¿Amor o dependencia?

Cuando dos personas se enamoran es necesario que exista un vínculo emocional entre ambas. Sin embargo, cuando la principal característica de ese vínculo es la dependencia emocional, el amor desaparece y la relación de pareja se convierte en un tipo de droga, sin sustancia, pero altamente adictiva.

¿Qué es la dependencia emocional?

La dependencia emocional es un problema relacionado con el apego y los vínculos afectivos, que provoca significativos niveles de sufrimiento para la persona. Se podría considerar una especie de adicción, pero sin la presencia de sustancias.

¿Soy dependiente emocionalmente?

Las personas que desarrollan dependencia emocional en sus relaciones presentan una serie de manifestaciones, tales como:

  • Necesidad de estar junto a la pareja y demostrar afecto de forma frecuente.
  • Síntomas de ansiedad si la pareja no proporciona atenciones.
  • Pensamientos frecuentes sobre la relación de pareja a lo largo del día.
  • Prioridad de las necesidades de la persona amada por encima de las de uno mismo.
  • Idealización sobre la relación de pareja o los momentos compartidos por ambos.
  • Necesidad de tener una comunicación constante con la pareja.
  • Falta de control de impulsos para manejar la conducta, si no se obtiene respuesta o noticias sobre la pareja, como por ejemplo mensajes o llamadas repetidas.
  • Preferencia para quedar siempre con la pareja, respecto a amigos.
  • Pánico ante la posibilidad de una ruptura en la relación.
  • Ansiedad, miedo o rechazo ante la posibilidad de estar solo.

En la Terapia de pareja en Málaga habría que tener en cuenta que las relaciones de dependencia se da un fuerte desequilibrio entre los dos miembros de la pareja, dado que uno de ellos presenta una conducta sumisa, pensamientos obsesivos e idealización sobre la pareja.

¿Cómo son las parejas de las personas con dependencia emocional?

Imaginar una persona dependiente con una pareja no tóxica resulta complicado, ya que la pareja, en seguida se sentiría abrumada ante las constantes muestras y demandas de afecto y terminaría por romper la relación.

La persona dependiente elige parejas poco empáticas o con rasgos narcisistas, de forma que se alternen momentos de acercamiento y unión, con momentos de rechazo. Así, en este tipo de dinámica, el dependiente emocional se engancha, como si de una droga se tratase, a las dosis de afecto.

En referente a esto último, la psicóloga Ana Romero Gómez del gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu menciona: “En este tipo de problemáticas se podría hablar incluso de la aparición de un síndrome de abstinencia emocional cuando la persona se aleja de su pareja o tienen una ruptura temporal, con la experimentación de unos niveles de sufrimiento y malestar muy significativos para la persona dependiente“.

Esta dinámica destructiva tiene consecuencias no sólo a nivel de pareja, sino también en otras áreas de la vida de la persona, pues familiares y amigos terminan por distanciarse impulsados por el rechazo que les genera la situación, lo que agrava aún más la situación de dependencia.

Acabar con este tipo de dinámicas en las relaciones requiere de una serie de cambios conductuales, cognitivos y afectivos, y la dotación de herramientas de afrontamiento y manejo de la ansiedad eficaces, por ello, la terapia psicológica resulta la opción más eficaz para poner fin al sufrimiento de estas personas.