CITA CON LA HISTORIA

0

El Tratado de Granada y sus consecuencias.

Tal día como hoy 11 de noviembre de 1500, en Granada, el rey de Aragón Fernando “el Católico” y el rey francés Luis XII se reparten el reino de Sicilia en el Tratado de Granada.

El tratado, fue una alianza militar pactada entre ambos monarcas, para repartirse el territorio de la Sicilia peninsular y según los acuerdos, el norte del reino quedó en poder de Francia, formándose el Reino de Nápoles, y el sur en manos del reino de Aragón, uniéndose a la Sicilia insular.

Un año antes, el 1499 el rey Luis XII, alegando derechos sobre el ducado de Milán y sobre el reino de Nápoles, dio comienzo a la guerra italiana enviando hacia Italia un poderoso ejército que en abril de 1500 consiguió ocupar Milán.

Luis XII, para tomar la Sicilia peninsular, buscó una alianza con la corona de Aragón, bajo el reinado de Fernando “el Católico”, planteando la posibilidad de dividir esta parte del reino entre ambos.

El rey Federico de la Sicilia peninsular, con el ejército y la hacienda maltrechos, entró en tratos con Luis XII, ofreciéndose a pagarle una contribución a cambio de la independencia de su reino y permitir el paso de las tropas francesas hacia la Sicilia insular, en poder de Aragón y al mismo tiempo pidió ayuda a su tío Fernando “el Católico” para hacer frente al francés.

Fernando, sabedor del doble trato y considerando que una guerra contra Francia resultaría larga y costosa se alineó con Luis XII, más dispuesto a quedarse con una parte del reino que a perderlo todo.

El tratado, fue firmado el 10 de octubre de 1500 en el castillo de Chambord, y ratificado por los reyes Católicos el 11 de noviembre del mismo año en Granada y recogía las condiciones siguientes: Ambos ejércitos participarían simultáneamente, en la conquista de Sicilia peninsular; las tropas francesas llegarían desde el norte y las españolas por el sur y una vez conquistada Sicilia, sería dividida en dos partes iguales: Fernando se quedaría con las provincias del sur, mientras Luis mantendría la zona central de la península italiana.

Ignorante del acuerdo, Federico de Sicilia, pidió ayuda a su tío Fernando para hacer frente a la amenaza francesa y en marzo de 1501, Gonzalo Fernández de Córdoba “El gran capitán”, penetró con sus tropas en Sicilia, supuestamente para ayudar a Federico, pero con órdenes secretas de ocupar la zona asignada en el tratado. En junio del mismo año, el ejército francés, ocupó su parte correspondiente y Federico fue depuesto del trono de Sicilia.

La convivencia entre franceses y españoles no duraría mucho y pronto surgieron las desavenencias por la posesión de la franja que separaba sus respectivos territorios dando paso a los enfrentamientos armados en los que, en 1502 y 1503, Gonzalo Fernández de Córdoba derrotó a las tropas francesas en las batallas de Seminara, Ceriñola y Garellano y en enero de 1504, Luis XII se vio obligado a ceder el reino de Nápoles a Aragón mediante la firma del tratado de Lyon.