La Renta Básica: origen y conceptos.

5

Empezamos con este artículo una serie de ellos donde pretendemos aportar información sobre la Renta Básica, desgranando su significado, su origen, su objetivo, y cómo no, analizando aquellos aspectos donde su implantación proporcionaría al conjunto de la sociedad una mejora en su bienestar. Para ello se expondrán argumentaciones contrastadas en autores o estudios de reconocido prestigio, sin pretender crear un dogma de fe, sino ampliar y validar una posición a favor dentro del debate que sobre la misma se ha generado en los últimos tiempos, y os invitamos a continuarlo dando vuestra opinión en los comentarios.

Origen.

En primer lugar debemos saber que la Renta Básica (entendida como el derecho de la ciudadanía a percibir una cantidad monetaria, pagada por el Estado, de forma universal e incondicional, e independientemente de otras fuentes de renta) no es una moda de estos últimos años, ni le pertenece a ningún partido político. Desde hace siglos han sido muchas las personas que se han planteado desvincular la obtención de renta de la realización de un trabajo remunerado. Hablamos, por ejemplo, de Tomás Moro, quien en 1516 publica el libro Utopía donde aparece una primera referencia al concepto de Renta Básica. El libro nos muestra una época en la que se está produciendo la desaparición del sistema agrario en la forma en que ha existido siempre. Esto suponía la existencia de un reparto en la posesión de la tierra para su cultivo, ya que éste es totalmente necesario para la supervivencia. El cambio de modelo provoca la desposesión de las zonas de cultivo de una buena parte de la población para situarlas en manos de unos pocos, generando para ellos una acumulación de la riqueza y sumiendo en la pobreza a otros. Los robos que se empiezan a producir debido a la situación generada son castigados con penas muy elevadas, algo que se constata insuficiente para dar solución al problema. Por lo tanto, lo que el autor plantea es que frente a estos castigos sería mejor que esta población pobre recibiera algún tipo de aportación que solventara sus necesidades. Debemos destacar aquí la triste similitud de estas normas, planteadas en el siglo XVI, con las sanciones que en estos años se han llevado a cabo con respecto a la búsqueda de alimentos en la basura, teniendo en cuenta los 5 siglos que las separan (ciudades como Madrid en 2011 o Sevilla y A Coruña en 2014 establecieron diversas ordenanzas para multar a quienes rebuscaran restos de comida en la basura). Al igual que entonces se culpabiliza a la persona necesitada por intentar buscar alguna solución para su subsistencia en lugar de dar una verdadera respuesta que evite que haya personas en esta situación, como sería la aportación de una Renta Básica que cubriera sus necesidades de subsistencia. Es en el libro Utopía donde se muestra una sociedad distinta, donde el trabajo remunerado no es el todo, y se plantea la posibilidad de dedicar una importante y necesaria porción de tiempo al ocio y al cultivo personal.

Además de Tomás Moro, otros autores que posteriormente también pusieron su foco en esta separación de obtención de renta y remuneración del trabajo fueron: Johanes Ludovicus Vives (1525) buscando una nueva fórmula de gestión de las limosnas aportadas, para que pasen a ser gestionadas por instituciones públicas y se produzca una atención más repartida a toda aquella persona que lo necesite; John Locke (1698) partiendo de los derechos humanos fundamentales y planteando la obligación del Estado de dar cobertura a los mismos, solventando la apropiación capitalista de los recursos con una aportación global que genere  una protección comunitaria, lo que en resumen es una redistribución de la riqueza generada; John Stuart Mill (1849) apoyado en las teorías de Charles Fourier (quien plantea que la sociedad avanzada en la que se vive tiene que aportarle a cada persona un mínimo  de subsistencia, tomando en cuenta que a lo largo de la historia se le han arrebatado sus derechos de caza, pesca, cosecha y pastoreo) establece la necesidad de una atribución a cada persona, sea capaz de trabajar o no; o John Maynard Keynes (1928) con una propuesta sobre el derecho de la sociedad al disfrute de actividades no vinculadas al desarrollo de una actividad remunerada, donde las sociedades ricas deberían trabajar un máximo de 15 horas semanales y dedicar el resto a otras actividades de ocio.

Estos son sólo unos ejemplos de como a lo largo del tiempo cada sociedad ha visto la necesidad de atender a aquella parte de su población necesitada, desvinculando esta ayuda al desarrollo de una actividad remunerada. En la actualidad la forma en la que aquí vamos a entender la Renta Básica se sitúa en 1984, y parte de una propuesta encabezada por Philippe Van Parijs. Éste, junto con un grupo de sociólogos y economistas, presentó un trabajo a un concurso de ideas donde desarrollaba el concepto de Renta Básica.

Conceptos.

Hagámonos ahora algunas preguntas: ¿Por qué debemos plantearnos introducir en nuestro sistema un nuevo derecho como la Renta Básica? ¿Está preparada la sociedad para aceptar la Renta Básica? ¿Es el actual Estado de Bienestar suficiente? ¿Tendremos en el futuro un trabajo remunerado que nos permita una vida digna? ¿Nos desalojaran los robots de nuestros empleos? ¿Hay suficiente dinero para financiar la Renta Básica?

Las respuestas a todas estas preguntas, y otras muchas más, son las que dan significado a que, una cada vez mayor parte de la población, se esté planteando la necesidad de un cambio de modelo, y ponga la Renta Básica como pilar fundamental de ese cambio. Nos encontramos con situaciones que desbordan la ética de cualquier sociedad: un porcentaje cada vez mayor de personas bajo el umbral de la pobreza; un desempleo elevado que previsiblemente no descenderá a niveles aceptables en décadas; la aparición de nuevos conceptos como trabajadores pobres, algo que hubiera sido considerado un oxímoron pocos años atrás; unos subsidios condicionados que no hacen otra cosa que mantener en la llamada trampa de la pobreza a quienes recurren a ellos; y un largo etcétera que debería avergonzarnos.

A lo largo de diversos artículos iremos profundizando en muchas de estas y otras preguntas y situaciones. Esperamos que os sean de interés y generemos un interesante debate con ellos.

Justo Gómez Grande.

5 COMENTARIOS

    • Hola.
      Gracias por el comentario. Como bien dices conocer la intención y el origen de una propuesta nos proporciona más elementos para su valoración. La Renta Básica no es una moda, ya que su idea lleva muchos años madurándose. Hoy tenemos los recursos para su aplicación. Tan sólo debemos tener en cuenta que ello debe ir acompañado de una fuerte reforma de nuestro sistema fiscal y de prestaciones. Quizá en el desconocimiento de la profundidad de la medida se encuentren algunas de la reticencias que nos encontramos. Esperemos que estos artículos sirvan para solventar algunas.
      Un saludo.

  1. Es una estupenda aportación la que este artículo pone de manifiesto. Se trata de una necesidad urgente en nuestros días, porque lo que verdaderamente se oculta, es que cada vez la población será más y más pobre, ante los crecientes “movimientos de las riquezas” y desaparición de una atención a los más desfavorecidos que cada día deben enfrentar la vida, la manutención de sus familias con un Hándicap que resulta para muchos las nuevas tecnologías, y el avance de la mala repartición de los alimentos y concentración de las riquezas en una parte favorecida, por tener unos posibles medios, supuestamente por ser más inteligentes o nacer en el seno de una familia con iguales posibles, adquiridos atraves de las prácticas desiguales en el reparto del trabajo, el poder, la política y cultura. No cabe duda que es un artículo que deja claramente expuesto la contribución que intentaban poner estos visionarios para frenar las crecientes desigualdades sociales. La inestabilidad que ello supondría, era una forma de adelantarse a nuestro tiempo como ha sabiendas de la magnitud de la violencia que esa creciente desigualdad nos traería a nuestros días. Hoy más que nunca, este gesto debería ser puesto en práctica como medida de evolución y prosperidad cultural, una proporcionalidad para una estabilidad y forma de vida, estable y contra las desigualdades de ayer y hoy.
    Un mejor futuro es posible para las generaciones venideras, desprendiendonos de violencia e irracionalidad, de políticas antisociales para y por el bien común, esta muy claro, si se puede!!! Junta de Andalucía #RENTABASICA YA!!!

    Gracias a malagaldia.es y todos los que alguna vez pensaron en la humanidad dando estas visiones para nuestro futuro. A los compañeros Paco Vega y Demetrio Cano por su lucha hoy, gracias miles.

    • Hola.
      Gracias por el comentario. Efectivamente, como bien aportas, la pobreza es un gran problema en nuestro planeta en general, y en nuestro Estado en particular (aún siendo una sociedad con recursos suficientes). La Renta Básica erradica absolutamente la pobreza en aquel espacio en el que se aplica, ya que la cantidad monetaria que debe ser establecida es la que fija el umbral de la pobreza. Este argumento de por sí ya es suficiente para un planteamiento y debate serio sobre su implantación en el más corto espacio de tiempo.
      Un saludo.

  2. ¿UNA RENTA BÁSICA MÍNIMA
    O UNA RENTA DIGNA
    A TODAS LAS PERSONAS?

    El Banco Mundial informó que por las nuevas tecnologías (robotización e inteligencia artificial) se está produciendo un proceso que llevará en los próximos años a una gran desocupación. Será la más grande de la historia, ella inevitablemente generará en el mundo una inmensa pobreza.

    Ante esta situación los expertos dicen que para evitarla la única solución posible es que en cada país los Estados den a todos sus ciudadanos, durante toda su vida, una renta mensual, quieran o no trabajar.

    Ya se están haciendo experiencias de dar a miles de personas una Renta de esas características en: Holanda, Finlandia, Alemania, Japón, Canadá, México, EEUU, España, India, Namibia, Alaska, Kenia y Guatemala, el objetivo es luego dar esa Renta al 100 % de los ciudadanos de esos países.

    Lo que está en discusión es si debe ser una Renta Básica mínima (que haría que casi todos quedemos condenados a vivir en la pobreza) o una Renta “Digna” que permita vivir dignamente. Con ella se podría rápidamente terminar con la pobreza y con el trabajo no deseado.

    Se está gestando una confrontación política entre quienes apoyan una u otra renta. En ella se definirá el futuro de nuestros hijos.

    SE CONVOCA A LOS CIUDADANOS
    DE TODOS LOS PAÍSES

    A que se informen y motiven a otros a informarse sobre este tema, es indispensable para que cada uno sepa por qué es posible económicamente y más beneficioso para él y su país apoyar la propuesta de la Renta Digna.

    En base a las noticias que se producen en el mundo se presenta gratuitamente la información más completa en Internet sobre este tema, para su reflexión y debate en las universidades, en los medios masivos de comunicación, en los foros políticos, etc., en:
    http://www.propuestaparaterminarconlapobreza.blogspot.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.