La playa de La Misericordia conserva metales pesados con posibles riesgos para la salud

0

Málaga Ahora detecta niveles de plomo 5 veces por encima del límite permitido y exige una descontaminación inmediata: «La ciudadanía malagueña se merece que velen por su salud y disfrutar de sus playas sin preocupaciones».

Las fundiciones de los alrededores de La Misericordia cerraron hace un siglo, pero la presencia de metales pesados aún no ha desaparecido, ni mucho menos. Los análisis encargados por Málaga Ahora a laboratorios certificados en todos los niveles muestran que a la altura de la conocido como «Torre Mónica», y atan solo entre 40 y 60 centímetros de profundidad, aún hay restos de cobre, zinc, cromo, níquel, cadmio, mercurio y, lo más preocupante, plomo.

Así lo ha señalado en rueda de prensa Ysabel Torralbo, que ha estado acompañada por las otras dos concejalas de su grupo y miembros del equipo de medio ambiente de Málaga Ahora: «Justo en la zona de juegos infantiles y a tan solo 40 centímetros se han encontrado índices de plomo de 1.500 miligramos por kilo, lo que supera en más de cinco veces el límite legal». Torralbo ha recordado que las partículas de plomo pueden ser inhaladas y que, según la OMS, «no existe un nivel de exposición al plomo que pueda considerarse seguro, puesto que su efecto es acumulativo y puede acarrear efectos dañinos, especialmente en niños de corta edad». Por ello, ha «exigido los pasos necesarios para la descontaminación inmediata y sin más excusas porque no somos ciuddanos de segunda».

La situación es parecida a la de los antiguos terrenos de Repsol, cuya presencia demostrada de hidrocarburos impide cualquier proyecto de urbanización. No obstante, en este caso se trata de dominio público marítimo terrestre que soporta un gran uso público, sobre todo en verano. Torralbo ha remarcado que el Ayuntamiento tiene potestad para realizar sus propios análisis e instar al gobierno centrar a declarar los suelos como contaminados, de manera que el municipio pueda incluirlos en su inventario de terrenos contaminados, «que por otro lado tendría que haber estado listo en febrero de 2016, sin que hasta la fecha el equipo del gobierno local haya hecho nada por cumplir la legalidad». Además, «la retirada de la capa superficial de la arena y su depósito para tratamiento como residuo peligroso no entraña dificultades técnicas y resulta muy económica, al tratarse de una zona bien delimitada».

Denuncia en la Fiscalía

Margarita Domínguez y Víctor Sańchez, del foro de medio ambiente de Málaga Ahora, han relatado que el año pasado quedó demostrada la contaminación en las aguas de al menos cinco playas de la capital. Los resultados probaban que el Ayuntamiento sigue sin instalar un red separativa de saneamiento, por lo que se están vertiendo en nuestras playas aguas residuales y fecales en contra de toda la legislación y con riesgos para la salud. Esos resultados fueron entregadas en todas las instancias administrativas, incluido el Ayuntamiento, «que durante este año no ha hecho absolutamente nada», en palabras de Domínguez. Por eso motivo, ha anunciado que Málaga Ahora presentará ante la Fiscalía correspondiente los resultados de las nuevas analíticas, que ya ha encargado.

Como ha explicado su compañero, «volveremos a realizar una campaña informativa a toda la ciudadanía malagueña, que se merece que velen por su salud y disfrutar de sus playas sin preocupaciones».