Huellas de futuro. “Som Energia”. La Cooperativa de Energía Verde

0

Entrevista a Jaume Riera, socio de la Cooperativa “Som Energia”

Desde vuestra experiencia, ¿cuáles son los mayores problemas y amenazas en el campo de un servicio básico cómo es la energía?
Por un lado, el gran beneficio económico del accionariado de las empresas del grupo UNESA (ENDESA, GAS NATURAL – FENOSA, IBERDROLA, VIESGO, EDP), ocasiona:
Comportamiento conjunto como oligopolio cerrado, repartiéndose el territorio en monopolios (ENDESA en Cataluña).
Comportamiento de cada empresa como holding (generación, distribución y comercialización).
Inmovilismo hegemónico.
Inmovilismo de Modelo Energético.
Legislación y establecimiento de tarifas y peajes favorable a sus intereses, aunque sean injustos, acordados con políticos y partidos políticos (PSOE y PP).
Consideración de la energía como un producto de libre mercado, de ningún modo un servicio imprescindible para la población.
Este Modelo Energético de grandes infraestructuras que quiere mantener UNESA presenta los siguientes problemas:
Construcción de grandes infraestructuras de generación, transporte y distribución, efectuadas por empresas afines, inversión sin riesgo , puesto que si fracasan asumimos las pérdidas entre todas (hemos visto ejemplos como Castor, Centrales de gas de ciclo combinado) y poca o nula consideración a las afectaciones de impactos medioambientales, sociales y de ocupación de territorio.
Ocupación y degradación del territorio por las infraestructuras de generación y transporte.
Dependencia energética exterior de combustibles y reactivo nuclear. Cómo que vienen de lejos, ignoran las condiciones medioambientales y sociales de obtención de los combustibles y reactivos nucleares.
Emisiones térmicas, de dióxido de carbono y otros contaminantes en la generación eléctrica en centrales térmicas.
Afectación medioambiental, de ocupación de territorio y social en la generación eléctrica en grandes centrales hidroeléctricas.
Riesgo de grandes catástrofes en la generación eléctrica en centrales termo-nucleares (también hemos visto ejemplos como Harrisburg, Txernóbil, Fukushima, ejemplos que incluso podrían suceder en Ascó o Vandellòs).
Dificultad de transportar y depositar residuos nucleares.
Pérdidas elevadas en el transporte de la energía eléctrica.
Monopolio “natural” de las redes de distribución y su propiedad y gestión.
Alteración de precios, por la injerencia de inversores especulativos en el mercado eléctrico.

Qué proyectos estáis llevando a cabo para cambiar esta situación?
Som Energia, es una empresa de economía social y colaborativa, sin ánimo de lucro. Por lo tanto, a diferencia de las empresas de la economía capitalista, el propósito no es el beneficio económico, sino el bien común. Para nosotros el dinero no son una finalidad, sino un medio para conseguir en nuestro ámbito, el bienestar de las personas presentes y futuras, a las que tenemos que ceder el medio en las mejores condiciones.

Som Energía es una cooperativa de personas consumidoras y usuarias, cada persona socia ostenta un voto a la hora de tomar decisiones, sin consideración de las aportaciones dinerarias que haya podido efectuar. Esto es democracia interna. La Ley de Cooperativas de catalana, vigente desde 2015, dice: “Las cooperativas de consumidores y usuarios tienen por objeto primordial la entrega de bienes o la prestación de servicios para el consumo directo de los socios y de sus familiares, y el desarrollo de las actividades necesarias para favorecer la información, la formación y la defensa de los derechos de los consumidores y los usuarios.”
Para nosotros la defensa de los derechos de las persones consumidoras y usuarias pasa para activar la presión social para la transición del Modelo Energético. Para esta finalidad, los socios nos organizamos en Grupos Locales y divulgamos la idea que el cambio del modelo energético es posible y conveniente.
Som Energia tiene y promueve nuevas instalaciones de generación eléctrica distribuida, no contaminante y sostenible, medioambiental y socialmente. Esta energía producida, obligatoriamente la tenemos que vender al pool eléctrico. El dinero necesario se aporta por las personas socias que quieren y pueden hacerlo. Som Energia compra del pool eléctrico la energía que nos repartimos entre las persones socias y afines, siempre con certificado de origen renovable de la “Comisión Nacional de la Energía”.
El precio que se cobra por la energía se decide anualmente en la Asamblea General. El excedente cooperativo se emplea al adquirir instalaciones y resolver situaciones de pobreza energética.
Som Energía participa del mundo de la economía social y colaborativa, estableciendo sinergias con otras empresas y colectivos.

Cuál sería el modelo de acceso a la energía que proponéis para el futuro?
En este momento las innovaciones tecnológicas actuales permiten:
Generación distribuida (solar fotovoltaica, eólica) , no contaminante, libre de dependencias y sostenible medioambientalmente, social y financiera, local y gestionada por las personas usuarias.
Intercambio de energía en redes de distribución inteligentes.
Instalación de puntos de carga de vehículos eléctricos, para facilitar su implantación.
Consideración de la energía como servicio imprescindible para las personas y de acceso universal.
Para conseguirlo haría falta:
Personas legisladoras justas e independientes de los poderes económicos, o alternativamente, el incumplimiento generalizado de las leyes injustas.
La expulsión del sistema de la generación eléctrica térmica y termo-nuclear, contaminante y dependiente, en base a la incorporación en la red eléctrica de multitud de pequeños generadores solares fotovoltaicos y eólicos no contaminantes ni dependientes.
Cambio en las pautas de consumo de la energía por parte de la población, que facilite el balance entre la demanda y las posibilidades de generación y evite el derroche.
Innovación tecnológica, sobre todo en los campos del almacenamiento de energía eléctrica, y de la gestión de redes eléctricas inteligentes.


Barcelona. Arquitecta, especializada en planificación urbana. Trabaja por el avance de la población en derechos básicos como el derecho a la vivienda y el derecho a la ciudad. Involucrada con el cambio social y personal, participa en el Nuevo Humanismo.