Desde el Ayuntamiento denuncian que los Bomberos se niegan a cubrir las emergencias

0

Más del 95% de los movilizados ayer no atendieron las llamadas de incorporación urgente, razón por la que ha sido necesario pedir ayuda al Consorcio Provincial y al INFOCA

El concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga, Mario Cortés, ha lamentado hoy la actitud irresponsable de algunos bomberos que anteponen sus reivindicaciones salariales a la seguridad de los malagueños. El edil ha explicado que ayer, ante situaciones de emergencia sobrevenida, se procedió a movilizar a la plantilla para cubrir servicios sin encontrar respuestas positivas, lo cual supuso el incumplimiento del protocolo establecido para estas
situaciones en los servicios mínimos.

Concretamente, la movilización no atendida ayer se debió a cinco incendios simultáneos que se produjeron en diferentes emplazamientos, alguno con varios focos, lo que obligó a pedir ayuda al Consorcio Provincial de Bomberos y al INFOCA.
El jefe de guardia ha emitido un informe sobre la jornada de ayer donde se recoge que se hicieron 61 llamadas para movilizar a efectivos, de las cuales no se obtuvo respuesta a 42. Entre las restantes, dos personas estaban de baja, una declinó acudir, tres estaban fuera de Málaga, 12 manifestaron que no podían y únicamente una quedó pendiente de confirmar.

Esta actitud irresponsable, afirma Cortés, supone un llamativo giro en las protestas que los bomberos mantienen desde hace seis meses para reclamar mejoras salariales a través de la reclasificación directa de categoría profesional (de C2 a C1) o el recorte de días de trabajo anuales, pasando de un máximo de 74 a 69.
El concejal de Seguridad ha apelado a la profesionalidad y buena fama de los bomberos de Málaga y ha hecho un llamamiento para que la actitud de algunos, que anteponen los intereses sindicales a cualquier otra consideración, no empañe la reputación del Cuerpo que no puede permitirse desatender las situaciones de emergencia de la ciudad.

Cortés ha recordado que desde el inicio de la huelga indefinida, en casi tres meses transcurridos desde entonces, no ha habido que descontar ni un céntimo de euro a ningún trabajador; es decir, nadie ha ejercido su derecho a la huelga.