La “renta básica” a debate en Andalucía para elaborar el programa de gobierno de Podemos

0

Podemos, en sus comienzos, planteó  una “renta básica universal”, de la que se beneficiarían todos los ciudadanos y que así cubriría las necesidades de millones de españoles que sufren pobreza, incluso estando trabajando. Esto se ve por la cantidad de contratos de muy poco tiempo e incluso de unas horas y por los salarios precarios. De ahí pasó a plantear una “renta mínima de inserción”, como la que existía ya en el País Vasco: una ayuda para personas sin empleo y sin derecho a percibir prestación por desempleo. Después la propuesta se fué moderando hasta incluir en su programa una renta “condicionada”, como la que existe en el Pais Vasco.

El secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, anunció la organización de las primeras “jornadas programáticas” sobre renta básica, renta mínima y trabajo garantizado en Andalucía.

Podemos Andalucía va a reunir a un buen número de economistas, miembros de Podemos y también activistas, como el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona Daniel Raventós, que llevan años trabajando por aumentar en España el respaldo a la idea de una renta con la que el Estado cubra las necesidades básicas de los ciudadanos para evitar situaciones de pobreza y redistribuir la riqueza.

Los debates, que se celebrarán el viernes y el sábado en Granada y Sevilla, forman parte del trabajo que se está llevando a cabo en el seno de la formación morada en torno a la elaboración de su programa de gobierno.

Pérez Ganfornina explicó que las jornadas de debate, que siguen las directrices emanadas de la asamblea de Vistalegre II, contarán con expertos sobre el tema y que “buscarán alternativas para mejorar la vida de los andaluces. Hay mucho trabajo por hacer, pero vamos a abrir el debate”, añadió el secretario de Comunicación de Podemos, quien subrayó que Andalucía “se merece algo mejor que las políticas de recortes del PP que sostienen Ciudadanos y la Gestora del PSOE”.

Podemos, en sus comienzos, planteó  una “renta básica universal”, de la que se beneficiarían todos los ciudadanos y que así cubriría las necesidades de millones de españoles que sufren pobreza, incluso estando trabajando. Esto se ve por la cantidad de contratos de muy poco tiempo e incluso de unas horas y por los salarios precarios. De ahí pasó a plantear una “renta mínima de inserción”, como la que existía ya en el País Vasco: una ayuda para personas sin empleo y sin derecho a percibir prestación por desempleo. Después la propuesta se fué moderando hasta incluir en su programa una renta “condicionada”, como la que existe en el Pais Vasco.