Génesis de la Rebelión

0

Mi vida tiene tres afluentes de felicidad y dolor, felicidad si mis hijos son felices y dolor si por el contrario sufren, y es que no existe mayor deseo para una madre que ver a su hijo alegre y feliz, aunque a veces en este mundo sea tan complicado. Hay quien cree que para conseguirlo, hay que engañar, maltratar, marginar o robar a los demás. Allá ellos.

Por el contrario, algunos otros pensamos que la felicidad se la labra cada uno, con honestidad, poco a poco pero sin pausa, y sin necesidad de fastidiar a nadie. Para mí, ser libre, estar con quien te quiere de veras, expresar lo que sientes sin temor, conducir tu vida hacia tus sueños sin dejarla en manos de nadie que decida por ti lo que deseas o no deseas hacer, ser dueño de tu propia vida y no esclavo de otros que te manipulen, es una buena base para ser feliz.

Mi hijo Pedro Ankersmit Carrión comenzó a labrar su sueño con diez años; le gustaba escribir y quiso apuntarse al taller de escritura Paréntesis. Primero comenzó por escribir cuentos y microrrelatos, más tarde, con catorce años, se lanzó a redactar su primera novela, Génesis de la Rebelión.

Hace unos meses la envió a Ediciones Atlantis; tras un informe positivo le anunciaron que se la publicaban. El próximo viernes 21 de abril la presentará en la Sociedad Económica de Amigos de Málaga y firmará ejemplares de su novela. Si Dios quiere, su sueño se hará realidad. Como madre me siento muy orgullosa de ver que gracias a su tesón podrá conseguir lo que yo aún no he logrado, que le publiquen una novela.

Aunque lo que realmente me hace feliz es saber que para conseguir su sueño lo hizo honradamente, fruto solo de su esfuerzo y trabajo. Mi escritor favorito acaba de cumplir 16 años y yo creo que promete.

Con todo mi corazón:
¡Muchas felicidades Pedro!

Mi agradecimiento al Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga por ceder el salón Sociedad Económica de Amigos de Málaga.