LA BARCA

0

La contemplé anclada y escorada a estribor…se
mantenía a la espera de la subida de la marea,con
la finalidad de partir con la alegría de cada día
regresando a su cotidiano balanceo.
La contemplo en su descanso, y aprecio que tiene
su mirada puesta en la lejanía, donde se divisa el
devaneo del oleaje con cresta de espuma blanca…
En su mente, está el surcar el lugar de sus sueños
donde el mar, se muestra embravecido y el cielo, se
acerca a ella tendiéndole su manto.
Cuando llegó el momento de partir, me limité a
contemplarla con serenidad, viendo como se confundía
en el horizonte, el cielo, el mar y los deseos.