Dignidad de la mujer en la Biblia

0

A pesar de que los hagiógrafos escriben imbuidos de la mentalidad machista que imperaba en la Antigüedad, la Biblia en su conjunto, no puede considerarse un paradigma sexista sino que, por el contrario, de su lectura se desprende la alta dignidad de la mujer. En numerosos pasajes, deja clara la igualdad que existe entre los dos sexos, afirmando que comparten la misma dignidad, y que ambos son imagen de Dios. En el mito de la creación, el hombre al ver a la mujer exclama: “Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne” (Gn 2, 23) y en el versículo siguiente se afirma: “Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Carne que simboliza la igualdad, así como la palabra “costilla”, de la que la mujer fue sacada. Todos sabemos que es un relato simbólico para explicar el origen del hombre y la mujer, pero en él late la idea de que están en pie de igualdad, ambos son a imagen y semejanza de Dios. Son muchos los pasajes en los que se defiende a la mujer, se resaltan sus virtudes o su heroicidad, como Ester o Judit, pero voy a centrarme en el Nuevo Testamento:

1.Unos judíos preguntan a Jesús la razón de que Dios permitiera a sus antepasados el repudio a la mujer. Él contesta que fue por la dureza de sus corazones, y afirma: “Si vuestra justicia no supera a la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.” (Mt 5, 20) Estos que cumplían la Ley a rajatabla no tenían amor al prójimo que fue el centro del mensaje de Jesús; el amor a los más desvalidos entre ellos, las mujeres que sus esposos repudiaban quedando sin recursos. 

2.Los judíos llevan ante Jesús a una mujer acusada de adulterio y le exponen que la Ley de Moisés dice que hay que apedrearlas. Él responde que el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra. Al ver que todos se marchaban, le pregunta a la mujer: “¿Nadie te ha condenado? Pues vete en paz yo tampoco te condeno”. (Jn 8, 1-11)

3.Una prostituta ungió los pies de Jesús con un caro perfume y los judíos la acusaron de que podía haber entregado lo que costaba a los pobres. Él la defiende y les asegura que lo que había hecho con Él se contaría para gloria de ella. (Mt 26, 1-13)

4.Jesús alaba a una mujer pobre que da un donativo en el templo asegurando que ella había dado más que nadie pues era todo lo que tenía para vivir. (Lc 21, 1-4)

5.Jesús habla con una mujer samaritana, que además tenía mala fama, algo que era impensable para un judío . (Jn 4, 4-42)

6.Las mujeres cuentan entre las incondicionales de Jesús, le siguen como discípulas y se quedan a los pies de la cruz mientras los apóstoles asustados se marcharon a esconderse.(Mateo 27, 55-56; Marcos 15, 40-41; Lucas 23, 49; Juan 19, 25-27)

7.Tras la resurrección, la primera persona que ve a Jesús es María Magdalena, una mujer que le siguió y estuvo con él hasta su muerte.(Mc 16, 9-11)

8.Ninguna mujer en la Historia ha recibido más alabanzas que María, la Madre de Jesús.
Si en el Apocalipsis se hace referencia a Babilonia como meretriz, en este mismo libro hay, otra imagen de la mujer como de lo más puro y perfecto, el símbolo de María o del Amor: “Apareció en el cielo una gran señal: Una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas” (Apocalipsis 12,1). Un halago que se dedica a María, es un grito espontáneo de una mujer que escuchaba a Jesús: “Dichosa la mujer que te llevó en su seno y cuyos pechos te amamantaron! (Lucas 11, 27) Pechos que representan el amor y que también en otros pasajes se elogian con las más hermosas comparaciones como en el “Cantar de los cantares”, uno de los más bellos poemas de amor de la Historia.

Por ello y por otras razones, si pasajes concretos de la Biblia parecen discriminar a la mujer debido al machismo de aquella época, son muy numerosos los que se adelantan a su tiempo, la enaltecen, halagan, defienden y dignifican. En todo caso, Jesús se manifestó a favor de la mujer y la defendió frente a normas injustas, y hoy continuaría denunciando la barbarie, como la que sufren muchas mujeres víctimas de la violencia de género. Él vino a cambiar las cosas, defender la dignidad de las mujeres y también a los hombres, y a que levantemos el corazón y pensemos que hay otra forma de vivir basada en el respeto, la tolerancia, y sobre todo, en el amor.

En el Día Internacional de la Mujer, y siempre, todo mi apoyo a las mujeres víctimas de la violencia machista.

Artículo anteriorLa gotita de humor de Masuriel
Artículo siguienteCITA CON LA HISTORIA
Avatar
Nací en Málaga el 27 de enero de 1965, tengo tres hijos y trabajo como profesora de Religión en el colegio Novaschool Añoreta en rincón de la Victoria, Málaga. Licenciada en Derecho y diplomada en Ciencias Religiosas. Participo en el periódico Paréntesis y ahora en el periódico digital Malagaldía. Algunos de mis relatos y microrrelatos se han publicado en libros como Las vueltas del aire, Déjame que te cuente, Un grieta en la jaula, La costa quedó atrás, Memoria de la pasada tormenta, Fuego interior, Estampados, cuentos de la crisis y Relatos Voltea, entre otros. Soy autora del libro de microrrelatos La Margarita Dijo Sí y La Vida Es Rosa. Actualmente estoy publicando por capítulos la novela Diario de una mujer cansada en distintos medios vía internet, y participo en el próximo libro de microrrelatos “Desahuciados” que publicará editorial Traspiés. Creo en Dios y en la bondad del ser humano.