CARTA SIN SALIDA

0

Sin saber tu residencia, escribo estas líneas, en honor
al pasado y los gratos momentos vividos…¿Qué quieres
que te diga?, Que te quise como mujer o como amante?
Como mujer, eras un encanto, y como amante, lo fuiste
si mañana.
¿Sabes donde se aprende a gozar y sufrir?.
¿Acaso existen tratados que enseñan el digno arte de
amar?.
Entiendo, que se aprende en las entrañas de la madre
que nos dio la vida, y ella, me proporcionó, la suficiente
esencia para lograrlo.
Escribo esta misiva, sabiendo que jamás será enviada
por dos razones. La primera, por desconocer tu paradero
y la segunda porque después de haberte querido tanto,
el alma que te escribe, no pretende ofenderte bajo
concepto alguno.
¡Se, y entiendo, que todo lo material pertenece a la
tierra, y los recuerdos al tiempo!!.