Futuro se escribe con F

2

LOVE SECOND

Ahora que se acerca la fecha del 14F había pensado en felicitar al mundo por el día del amor y la amistad, pero no está mi plaza para farolillos. Hay un hombre con pelo de pollo que amenaza a la Tierra cual cometa-meteoro que se acerca a la órbita terrestre. Trump, quien según Mark Singer, “alcanzó el máximo lujo: una existencia sin el perturbador rumor de un alma”, va a acabar con lo que queda de mi optimismo respecto a un futuro de paz y amor. Sus recientes nombramientos no son precisamente una puerta a la esperanza. El fiscal general del estado fue acusado por la esposa de Martin Luther King de violación de los derechos civiles, la billonaria secretaria de educación apuesta por la enseñanza privada y, el de medio ambiente, es un fiel defensor de las energías fósiles. Pasos gigantes atrás en derechos, educación y medio ambiente.
Tampoco creo que vaya a felicitarle por el día de los enamorados. Es que en este tema se lo ha montado realmente mal. No solo consiguió cabrear a periodistas, jueces, artistas, músicos, árabes, mexicanos y al resto de Sudamérica, y a la Unión Europea, sino también a la mayoría de las mujeres de nuestro mundo gracias a sus comentarios machistas y despreciables.

Está visto que para seres como él con billetera rebosante, amar no es lo primero, existen asuntos mucho más urgentes de los que ocuparse como la seguridad de los Estados Divididos de América (como acabarán llamando a su país si no le detienen). Supongo que por ello habrá prometido nuevas medidas sobre inmigración para los próximos días, que intuyo se mantendrán en la línea contraria a los derechos humanos, haciendo oídos sordos a los jueces de la Corte de Apelación que por unanimidad fallaron suspender el veto a países árabes. Trump es un maestro de primera en el arte de mentir para conseguir sus propósitos. En el engaño hay grados, desde mentiras leves como las piadosas, a las más gordas, como las conspiraciones.

Existen mentiras que ilusionan como la del amante Cyrano de Bergerac o que consuelan como el primer chupete y las hay destructivas capaces de derribar un amor, una amistad, un pueblo o un mundo.

Se inventan excusas para comenzar una guerra y se crean alarmas en momentos de crisis y así, la gente, se olvide de los problemas del paro, el hambre o el cambio climático. Y te hacen pensar que el mundo es un corrupto teatro en el que cada marioneta aprendió bien su guión y otros mueven sus hilos.

“C’est la vie”, unos sueñan con un mundo más unido y sin fronteras y otros organizan la tercera guerra mundial. Pero hay un fármaco capaz de evitarlo, algunas personas le llamamos amor. Y, créanme, algún día haremos la verdadera Historia.

¿Cuántos sois? ¿Sois más de mil?
¡Os conozco! ¡Sois la Ira!
¡El Prejuicio! ¡La mentira!
¡La envidia cobarde y vil!…
¿Que yo pacte? ¿Pactar yo?
¡Te conozco, Estupidez!
¡No cabe en mí tal doblez!
¡Morir, sí! ¡Venderme, no!
Edmond Rostand, Cyrano de Bergerac

Derecho al pataleo/right to protest

Artículo anteriorLa gotita de humor de Masuriel
Artículo siguienteCITA CON LA HISTORIA
Avatar
Nací en Málaga el 27 de enero de 1965, tengo tres hijos y trabajo como profesora de Religión en el colegio Novaschool Añoreta en rincón de la Victoria, Málaga. Licenciada en Derecho y diplomada en Ciencias Religiosas. Participo en el periódico Paréntesis y ahora en el periódico digital Malagaldía. Algunos de mis relatos y microrrelatos se han publicado en libros como Las vueltas del aire, Déjame que te cuente, Un grieta en la jaula, La costa quedó atrás, Memoria de la pasada tormenta, Fuego interior, Estampados, cuentos de la crisis y Relatos Voltea, entre otros. Soy autora del libro de microrrelatos La Margarita Dijo Sí y La Vida Es Rosa. Actualmente estoy publicando por capítulos la novela Diario de una mujer cansada en distintos medios vía internet, y participo en el próximo libro de microrrelatos “Desahuciados” que publicará editorial Traspiés. Creo en Dios y en la bondad del ser humano.

2 COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.