Los nobel de la paz alertan sobre la pobreza endémica, el racismo y las armas nucleares

0

30 laureados con el Nobel de la Paz, durante tres días debatieron en Bogotá sobre diversos males que aquejan a la humanidad, hicieron una exhortación a “los Estados para que combatan el discurso del odio” basado en discriminaciones por razones étnicas, racistas, religiosas, de género, de discapacidad o de cualquier otra índole.

“Nos preocupa profundamente la amenaza que representa para la cooperación global la nueva ola de populismo, nacionalismo excluyente y proteccionismo”, dijo la estadounidense Jody Williams, galardonada en 1997 por su lucha contra las minas antipersonales, al leer “Construyendo caminos para la paz”, la declaración de clausura de la XVI Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz que se realiza desde el jueves hasta el domingo.

Los Nobel identifican como “las mayores amenazas existenciales de la humanidad, hoy por hoy”, al cambio climático, la degradación del medio ambiente y la proliferación de armas nucleares.

“Las amenazas que enfrenta la humanidad solo pueden encararse si continuamos cooperando a nivel global”, sostuvieron en la declaración del evento.

En la cumbre de Bogotá, declarada durante el evento como “ciudad de la paz”, participaron laureados como la guatemalteca Rigoberta Menchú, la iraní Shirin Ebadi y la liberiana Leymah Gbowee.

Justo en medio de una controversia judicial por la acción ejecutiva del presidente Trump que prohíbe el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos con nacionalidad de siete países de mayoría musulmana, le correspondió a premio Nobel de la Paz del 2011 y activista de Yemen, una de las naciones vetadas,Tawakkol Karman, dar el discurso de apertura.

En la declaración final los laureados pidieron apoyar “la urgente negociación” de un tratado para eliminar las armas nucleares.

También alertaron por las “continuas guerras, las dictaduras, el terrorismo, incluido el terrorismo de Estado”, la pobreza endémica, la injusticia social, el trabajo infantil, la violencia sexual y urbana, el trato de personas, el narcotráfico y los “devastadores efectos de la guerra contra las drogas”, entre otros.

Los laureados pidieron al mundo que se implementen “políticas coherentes” para promover el desarrollo armónico y sostenible de las sociedades que genere paz y bienestar especialmente para niños marginados, jóvenes y mujeres.

También abogaron por apurar el proceso de los desarmes civiles y a no permitir la criminalización de los defensores de derechos humanos.

Apoyo al acuerdo de paz en Colombia

Los Nobel de la Paz hicieron una llamada para que la comunidad internacional apoye a los colombianos en la implementación del acuerdo de paz con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias), la principal y más antigua guerrilla del país, que en noviembre firmó un pacto con el gobierno de Juan Manuel Santos para superar más de medio siglo de conflicto armado.

“El acuerdo de terminación del conflicto en Colombia ha sido la mejor noticia de paz en el planeta en mucho tiempo (…) Nos comprometemos a apoyar la consolidación de esa paz, en beneficio de los colombianos, de la región latinoamericana y del mundo entero”, declararon unánimemente.