ANHELOS

0
46

Hace bastante tiempo, que me he dado cuenta
de haber dejado atrás la niñez, sin apenas desearlo.

Jamás quisiera perder sin motivos, ese tren que
transporta tantos momentos vividos.

No se, si pretender evitar, que llegue la ocasión de
sentirme robado al despertar cualquier mañana,
resulta mucho pedir…

Mi sana intención, y la mayor alegría, es recobrar
la paz – hoy disminuida – , para regresar al amarillo
limón de mis sueños pasados.

¡En estos momentos llueve sobre mi, es el agua de
la nostalgia!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí