P.N.L para ser la mejor versión de ti mismo: Anclas

0
95

Por Adela Carrasco

Hablar de P.N.L. (Programación Neurolingüística) es hablar de cómo conseguir ser aquella persona que siempre pretendí ser pero sin esfuerzo.

Entender cómo funcionan nuestros hábitos y estados internos es comprender cómo cambiar nuestra vida para que se ajuste a nuestros anhelos.

Quién no ha querido dejar de ser celoso o tener confianza en sí mismo, superar el pánico escénico, la fobia a las alturas o a conducir un auto. Quién no ha deseado alguna vez mantener la calma ante lo que siempre le desajusta o dejar de retrasar todo para más tarde (procrastinidad)…

Hoy queremos hablarte de las “anclas”. Según la P.N.L. un ancla es una neuroasociación que nos induce automáticamente a determinados “estados internos”. Estos estados internos pueden ser capacitantes o limitantes.

¿Qué sensación interna tienes cuando oyes la canción favorita de tu infancia? O qué te recuerda el olor a palomitas de maíz. ¿Y la banda sonora de la película Tiburón? Y si te acarician el pelo?

No se trata de un debate sobre la libertad o no del ser humano. Somos libres para decidir sobre nuestros actos pero también es cierto que soportamos múltiples condicionamientos que en algunos casos limitan y son un freno a nuestro desarrollo personal.

¿Quieres desplegar en tu cuerpo un ancla para conseguir un estado emocional favorable a tus objetivos?: Valentía, serenidad, alegría, confianza, fortaleza… Si tu respuesta es afirmativa sigue los pasos.

  1. Identifica el estado emocional que deseas obtener: confianza, tranquilidad, entusiasmo. Este paso es crucial ya que necesitas definir específicamente cómo quieres sentirte. Sin generalizaciones, concretando al máximo. Hazlo en positivo. Evita decir “no quiero sentir miedo” porque el inconsciente que será quien realice el trabajo actúa en positivo, nunca en negativo.

  2. Recuerda un momento particular de tu vida en que te has sentido de la forma que deseas. Si nunca te has sentido de esa forma seguro que has visto alguna película donde se dio esa característica en alguno de los protagonistas…te sirve para el ejercicio la experiencia de otro.

  3. Crea el estado: Cierra los ojos, en tu imaginación debes situarte en el momento de tu vida que has elegido como si estuviera ocurriendo ahora. Trata de visualizar lo que pasa a tu alrededor, escucha los sonidos de fondo, y siente las mismas sensaciones que tuviste en aquel momento como si lo vivieras ahora mismo. Revívelo todo en imágenes, sonidos y sensaciones corporales.

  4. Establece el anclaje: fíjate como el estado emocional llega a un pico y luego comienza a decaer. Repite este paso 3 veces y en cada momento en que el estado de las emociones que desees lleguen a su pico pellízcate, o di una palabra relacionada con lo que quieres conseguir o piensa en una imagen que te induzca a ese estado. Puedes mezclar varios estímulos a la vez. Después de haberte anclado tres veces es importante que abras los ojos y pienses en otra cosa totalmente distinta. El estado separador es importante para que el anclaje sea efectivo.

  5. Repite el punto 4 cinco veces para consolidar el anclaje creado. Esta repetición es esencial. Recuerda, cada “pico” te anclas. Después de tres picos haces un estado separador. Y serán por tanto 3 anclas por 5 veces, un total de 15 anclajes. 

Y disfruta de tus nuevas posibilidades…

ESTUDIA PNL