Merkel quiere luchar contra el ascenso de la ultraderecha del Frente Nacional francés

LA CANCILLER ALEMANA ANGELA MERKEL SE COMPROMETIÓ ESTE MARTES ANTE ALUMNOS DE UN COLEGIO FRANCÉS DE BERLIN A LUCHAR CONTRA EL ASCENSO DEL PARTIDO ULTRADERECHISTA FRENTE NACIONAL (FN), UNAS DECLARACIONES CONSIDERADAS "MUY GRAVES" POR LA LÍDER DE LA FORMACIÓN FRANCESA MARINE LE PEN, QUIEN DENUNCIÓ "INJERENCIA" POR PARTE DE LA DIRIGENTE GERMANA.

0

“Voy a intentar de contribuir a lo que evidentemente otras fuerzas políticas sean más fuertes que el Frente Nacional con lo que se pueda desde el extranjero”, declaró la conservadora Merkel en una visita al Liceo francés de Berlín, según el diario Libération.

“Es una fuerza política a la que debemos confrontar, exactamente como las que no existen en Alemania, una fuerza política que tiene un discurso muy negativo sobre Europa”, agregó la canciller, que rara vez comenta la política interior de sus vecinos europeos.

Por su parte, la presidente del FN, Marine Le Pen, inmediatamente denunció en un comunicado los dichos de Merkel como “muy graves” y que “testimonian una injerencia en unos asuntos interiores tan desmesurada como humillante para Francia”

Según Le Pen, los dichos de la canciller alemana dejan al descubierto “una cruel verdad: la de la sumisión de nuestro país a Alemania”.

“Para realizar esas declaraciones la canciller debe considerar a Francia su patio trasero y a Francois Hollande como su vicecanciller, administrador de la provincia de Francia”, subrayó la dirigente de extrema derecha, que lidera todas las encuestas de intención de voto para ganar la primera vuelta de la elección presidencial francesa que tendrá lugar en un año.

No obstante, Marine Le Pen perdería contra cualquier candidato que alcance la segunda vuelta de la elección presidencial gala.

“Lamentablemente no habrá ninguna declaración oficial de Francia deplorando la injerencia manifiesta de la patrona del gobierno alemán en los asuntos democráticos del pueblo francés”, se quejó Le Pen, quien el año pasado trató a Merkel de “emperadora” y la acusó de “buscar una inmigración masiva hacia Europa luego de haber impuesto su orden financiero”.