La Junta expresa su preocupación ante la situación de los 25.000 trabajadores de Abengoa y sus industrias

0

El portavoz de la Junta, Miguel Ángel Vázquez, ha trasladado la preocupación del Gobierno andaluz ante la situación por la que atraviesa Abengoa, que afecta a más de 25.000 trabajadores de la compañía en España y en el mundo, así como a las miles de industrias auxiliares asociadas a ella. En su comparecencia informativa posterior al Consejo de Gobierno, Vázquez ha expresado el apoyo del Ejecutivo autonómico ante los momentos de dificultad que vive esta empresa, “pionera en un sector emergente como es el de la energía”, pero ha considerado fundamental que el Gobierno central también se implique activamente para encontrar una solución. “Ahí va a tener el apoyo de la Junta”, ha asegurado.

Ha apuntado que Andalucía ya ha ofrecido su apoyo al Gobierno a la hora de buscar opciones para resolver la situación de la multinacional, dado que la vía más efectiva pasa por la colaboración y “no por la confrontación”, y que así lo trasladó la presidenta de la Junta, Susana Díaz, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. No obstante, ha manifestado su inquietud por el hecho de que el Ejecutivo no esté manteniendo una “voz única” con Abengoa, con “mensajes contradictorios” entre el ministro de Industria, José Manuel Soria, y la ministra de Trabajo, Fátima Báñez.

Asimismo, Vázquez se ha mostrado convencido de que existe una solución para la multinacional “que pasa por las entidades financieras”, a las que ha reclamado que, en estos momentos, estén “a la altura de las circunstancias” con “sensibilidad y generosidad”. Así, ha recordado que ya España dio en su momento un paso al frente para salvar a la banca, a la que se destinaron casi 40.000 millones de euros, y que ahora es el turno de ésta.

“La banca y todas las instituciones debemos empujar por una solución”, ha señalado el portavoz de la Junta, que ha añadido que es la hora de que “el esfuerzo lo hagan las entidades financieras para salvar una actividad económica de futuro que se no debe dejar caer”.

En relación con ello, ha insistido en que no solo está en juego la situación de trabajadores y de industrias auxiliares, sino también la “credibilidad del país” porque se ponen “bajo sospecha” los síntomas de recuperación de la economía española. “Es un mal mensaje para los mercados internacionales”, ha lamentado.

Por último, ha admitido que la situación que atraviesa la compañía “es responsabilidad de sus gestores”, no de las instituciones, aunque ello no ha de ser óbice para trabajar en encontrar vías para resolverla. “El problema de la compañía está en la gestión realizada”, ha apostillado Miguel Ángel Vázquez, al tiempo que ha destacado que el Gobierno andaluz está pendiente actualmente de las cuentas reales de la empresa, a la que se está realizando una auditoría.