ECOLOGÍA EMOCIONAL

0

Es el arte de gestionar nuestras emociones para nuestro
bienestar:
– Abono emocional. Lo constituyen las vitaminas anímicas
que nos ayudan a vivir: las muestras de agradecimiento,
felicitaciones, sonrisas, abrazos, caricias…
– Agujero en la capa de ozono. Se produce cuando recibimos
estímulos, para los que no tenemos protección, como las
críticas o nuestra propia susceptibilidad.
– Contaminación. La constituyen los afectos en mal estado,
como la irritación, el desánimo o el rencor. Son contagiosas
y afectan al biosistema emocional de otras personas.
– Conservas emocionales. Situaciones agradables que
podemos retener para evocarlas cuando nos enfrentamos
a situaciones difíciles.
– Desierto. Momento emocional en que nos sentimos en tierra
yerma, solos y sin recursos para cambiar la situación.
-Lluvia ácida. Partículas tóxicas que acaban creando un efecto
invernadero en nuestro interior.Lo forman el mal humor, la
agresividad, la envidia, las quejas…
– Energía emocional. Es el combustible que nos ayuda a vivir,
como la motivación, la alegría, el amor o la ternura.
– Reciclaje. Todo sentimiento, puede ser transformado de forma
beneficiosa: los celos nos señalan aspectos de nosotros que
podemos mejorar, la ira puede virar en energía positiva, y la
envidia, en colaboración con los demás.
– Reservas emocionales. Son los espacios de intimidad que
debemos reservar, pues son indispensables para poder respirar
y disfrutar de una mejor calidad de vida