TRES PRINCIPIOS A TENER EN CUENTA

0

No pretendas desear una salud perfecta, pues en ella
hay codicia y exigencia.
“Haz del sufrimiento de la enfermedad una buena medicina”.

No aspires a vivir sin problemas.
Una vida fácil lleva a una mente perezosa que emite juicios.
“Acepta las ansiedades y dificultades de la vida”.

No esperes que tu práctica se vea siempre libre de obstáculos,
sin impedimentos,la mente que busca la iluminación,
puede quemarse.
” Logra la liberación a través de los trastornos”.