Pedro Sánchez, líder del PSOE, será el candidato en las generales

0

El líder del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, será candidato a la presidencia del gobierno de España, después de ser el único dirigente socialista que consiguió los avales para competir en unas primarias abiertas que finalmente no se celebrarán, informaron hoy fuentes partidarias.

Sánchez, de 43 años, oficializará su candidatura el próximo 21 de junio, una vez concluido el período de presentación de recursos en relación con el proceso de recogida de avales, que cerró hoy sin que ningún otro militantes del PSOE haya logrado las 9.700 rúbrica necesitaras, es decir, el apoyo del 5% de los militantes.

Otras tres personas prácticamente desconocidas para la opinión pública- el sevillano Sergio Cebolla, Pedro Antonio Ibánez, de Tenerife, y Manuel Pérez García, de Ciudad Real, intentaron reunir los respaldos pero no lo consiguieron.

Así lo confirmó el Comité de Garantías Electorales del PSOE, que verificó los avales presentados, tanto de forma física como “online”.

En julio del año pasado, cuando Sánchez fue elegido secretario general de los socialistas por el voto directo de los militantes, se dio por hecho que sería el cabeza de lista para competir con el actual presidente del gobierno, Mariano Rajoy, del derechista Partido Popular (PP), quien buscará la reelección.

Sin embargo, pronto le surgió una supuesta competidora, la presidente del gobierno regional de Andalucía, Susana Díaz, quien estaba siendo animada por su entorno para que disputara a Sánchez la candidatura.

Cuando a fines de enero de este año Díaz adelantó las elecciones andaluzas, muchos analistas vieron en su decisión un movimiento táctico para posicionarse y utilizar una eventual victoria- que logró – como un trampolín hacia La Moncloa.

Pero Díaz negó tener esa intención y, más allá de si sus aspiraciones eran ciertas o no, la posibilidad se disipó con las posteriores dificultades que tuvo para ser investida presidenta, algo que logró tras 80 días de gobierno interino y en la cuarta votación gracias a un acuerdo con el movimiento Ciudadanos.

La relación entre Díaz y Sánchez se mantuvo en todo momento tirante, pero ya no es un obstáculo para la candidatura del secretario general.
Sánchez no sólo logró aguantar la presión interna sino que salió reforzado de los comicios municipales y autonómicos del 24 de mayo después de que el hundimiento del PP de Rajoy haya permitido a los socialistas recuperar terreno en el ámbito local y regional gracias a pactos con las fuerzas políticas emergentes, tanto Ciudadanos como Podemos.

La otra eterna aspirante que en su momento quiso diputar el cargo al ex líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba era la ex ministra de Defensa española, Carme Chacón, pero tampoco se presentó.

Hace unos días, Chacón dijo que “hace tiempo” descartó ser candidata a La Moncloa al tiempo que anunció que sería la cabeza de lista de los socialistas catalanes por la provincia de Barcelona en las próximas elecciones generales.

Antes del conocerse el resultado de la recogida de avales, el número dos del partido, César Luena, daba por hecho que Sánchez sería el candidato al afirmar que le parecía algo “natural” que consiguiera la candidatura sin necesidad de competir con nadie, porque “es ahora mismo el mejor líder, dirigente y político en el PSOE” y es “normal que las bases lo sigan considerando así”.