Salga el Sol por Andalucía

2

 

Apreciados lectores, no imaginan lo que he de anunciarles, es demasiado asombroso, ya que descubrirán una historia de Andalucía y sobre los andaluces que jamás llegaron ni por asomo a imaginar. Les transmitiré un conocimiento inédito que solo pude alcanzar a través de descifrar la escritura ibérica el 21 de Abril de 2012.

Permitan les anuncie que Andalucía no tiene origen en el nombre árabe de Al Ándalus. Al Ándalus se trata de una traducción al árabe del nombre original que tuvo Andalucía en la antigüedad y antes de la llegada de las razias musulmanas a la península ibérica. Se trata de un exónimo. ¿Pero cuál es el nombre original? y ¿Cómo pude averiguarlo?

Verán, cuando se trata de documentar la historia antigua, y en concreto la del sur de la península, con frecuencia las referencias nos conducen hasta los fenicios y tartesios, incluso a los omeyas a quienes debemos tanto en patrimonio, sin embargo, a través de mis investigaciones constaté que existe una laguna temporal donde se obviaron hechos relevantes y se desconocía un periodo anterior lleno de grandes episodios históricos, y conocerlos es fundamental para comprender nuestra historia. La historia también de Andalucía. En cualquier caso, puedo determinar con toda seguridad que otros pueblos y que no han estado convenientemente identificados llegaron a nuestra península en la llamada época oscura y que fueron ellos, a su llegada a la península ibérica, quienes la fundaron. Sí, les llamaron los íberos y celtíberos, y eso ya lo conocemos, pero esas denominaciones son genéricas y no aclaran de quienes se trataba. Apenas está documentado en las fuentes latinas y con nombres que no son originales sino traducciones, sin embargo está grabado por sus propios protagonistas, quienes lo dejaron por escrito en bronces, placas, monedas y estelas ibéricas. Como quiera qué, quien suscribe este artículo adquiriera los conocimientos necesarios y precisos para leerlas; tras más de 2000 años puede pormenorizar hechos que sucedieron entonces y que lamentablemente no se pudieron explicar con anterioridad.

Y uno de estos hechos fue la presencia en Andalucía de sus primeros colonizadores, afecta de un modo sustancial a los andaluces que son sus descendientes directos. Se trata de un antiguo pueblo heleno de Asia Menor: El Lycio. Los andaluces son LYCIOS, al igual que una parte de extremeños, portugueses, gallegos e incluso castellanos, todos ellos son LUSÍ. Y los andaluces son ANDA•LUSÍ, porque provienen de la región Adalia-Lycia. Lógicamente ustedes se preguntarán, y no con poca razón ¿Cómo es eso posible? Siempre oímos decir por parte de los expertos que Andalucía era el Al Ándalus; sí, ciertamente, y ellos escribieron aquello que se tuvo por conocido, como es normal. Solo que hay algo que las crónicas nunca llegaron a contarnos, y es que con anterioridad a los textos escritos latinos, unos soberbios navíos de la antigüedad tomaron un fuerte impulso surcando el Mediterráneo y llevaron a los cario, lidios y licios hasta las costas del sur de Andalucía. Se preguntarán por qué lo sé y en realidad es fácil. De no ser así, no tendríamos actualmente una población llamada Vélez en Málaga (Malaka Bel•ez) porque esta desinencia (-ez) es la declinación del patronímico frigio que significa “de”, y ese deje lo tenemos fosilizado en muchos de nuestros nombres y apellidos, por ejemplo Lop•ez, al que sabemos “hijo de Lope”. Así que los malagueños son asimismo “hijos de Bel”. Es decir, en sus ancestrales ritos “hijos del Señor”. Y ese “Señor” antes de la llegada de otras y nuevas religiones no fue otro que el dios SOL y al que llamaban en la península ELIO unos y APULU otros. Se trata del mismo dios y que “Salga el SOL por Antequera” porque tampoco tendríamos una Antequera, es decir y en otras palabras “Antes La Caría”, denominada aquí (Anti•Karya), a resultas de una región de Asia Menor que le daba adoración. Y de otra situada más al sur que también le veneraba, llamada Adalia•Lycia derivó la nuestra: Anda•Lucia.

Años más tarde, con las incursiones de los moriscos en nuestro país, el acrónimo de las regiones en la península descendientes de Antalya-Lycia, se tradujo al árabe por “Al Ándalus”, porque eran conscientes de donde se encontraban, pero dense cuenta que se trata de una traducción, un exónimo, para recobrar finalmente el modo del cual nunca dejó de llamarse, es decir el nombre que con nuestro deje es la contracción Anda-Lucía, y de la que, como digo, los moriscos lo adaptaron a su dialecto, como es natural.

Haciendo referencia a quienes se encontraban al noroeste de la provincia Lycia de Antalya, se hicieron muy populares por la invención de novedosos juegos, algo que tuvo bastante que ver con nosotros, y especialmente con el carácter tan feriado de los andaluces. ¿Cómo? Sí, aun parezca impensable, eso que hace de los andaluces un pueblo por su talante tan saleroso y festivo se lo debemos al porte alegre de los lidios vecinos de la provincia Lycia de Antalya. Y uno de sus juegos tuvo mucho éxito entre nosotros, tanto que hasta llegó a convertirse en nuestra fiesta nacional y un gran festejo: Una suerte de correr toros y lidiarlos. Los Toros, no nos quepa duda que eran de Lidia. A los toros de lidia, podrán verlos estampados en la extraordinaria cerámica de la región de λυδια “Lidia”, y ¿dónde se fundó Lydia? Pues en ταῦρος, es decir en el monte “Taurus”, de la península de Asia Menor. Por otro lado, si nos circunscribimos al mítico flamenco, daré la palabra a un andaluz y guitarrista ilustre. Callaré para que sea él, quien nos hable sobre los orígenes verdaderos del flamenco: “Las escalas modales, o modos griegos eran usados en la Antigua Grecia como pautas de entonación para cantar los distintos himnos u odas a los dioses; como estándares melódicos…” “Las escalas modales son 7 y sus nombres derivan de las distintas provincias griegas: Se sabe que de estos 7 modos, los más primitivos eran el dórico, el frigio y el lidio. ESCALA DE MI modo Frigio (es la que los flamencos conocemos como escala de MI POR ARRIBA.) Cómo comprenderán, no añadiré ni una sola coma a las palabras del magistral guitarrista y mejor maestro: Paco de Lucia. El 26 de Febrero de 2014, justo nos dejaba pero, queden aquí sus palabras y en su reconocimiento.

Hoy tenemos un encaro y un asomo nuevo hacia aquellos acontecimientos del pasado. Nuestro origen es Heleno, porque la nuestra fue y es una tierra Panhelénica. Se conoce de buenas fuentes que los lycios poseyeron un potente ejército terrestre y una gran flota marítima 2.000 años antes de Cristo, tiempo el cual ya estaban establecidos como un estado poderoso y respetado. Se tienen referencias históricas de ellos desde la edad de bronce en numerosos textos egipcios e hititas. Licia fue llamada Lukka desde esas fuentes, y lo que es interesante de ver, es que en los textos antiguos, los lycios son nombrados como Lukka o Lukki, y quisiera observar que la “k” latinizada adopta y se convirtió en “c” y/o “s”, así que tenemos a los Luci o LUSSI en la Iberia oriental, a la vez que a los LUSI•TANOS en la Iberia occidental. Tanos porque eran devotos de los dioses Titanes. ¿No les parece una cosa sin igual? Los lusitanos fueron antiguos helenos.

La Hélade estuvo formada por tres regiones geográficas delimitadas: la zona helena continental, Asia Menor y las islas griegas. Estas regiones constituyeron los pueblos Ἕλενος “helenos”, y más tarde los “griegos”. La Hélade, eran un conjunto de ciudades-estado que tenían una misma lengua, creencias y cultura en común, pero distintas políticas y además eran independientes entre sí. Los iberos y los celtíberos fueron de la Ἕλαδε “hélade” incluso “helíades” que significa ser “niños del sol”. Parece un buen nombre para los pobladores de estas tierras. En realidad se llamaban así, porque eran hijos de “Elio”, el dios del SOL: Ελ significa “luz”, Λάς significa “tierra”. Ελλάς significa “Tierra de la Luz”. ¡Qué nombre más bonito! ¿No les parece? Y para saber quiénes somos es necesario saber quiénes fuimos. Y de los ibéricos, una parte, eran ELAZ y llevamos implícita la inmensa LUZ de LYCIA. ¡Que salga el Sol por ANDALUCIA!

Texto de Enrique Cabrejas
Crédito imagen: Wikipedia

Para saber más: Cabrejas Iñesta, Enrique (Marzo 2015) HIJOS DE TITANES – EL SECRETO ÍBERO – ISBN: 978-84-9095-585-7. Colección: Investigación. Editorial Círculo Rojo. Almería. DEPÓSITO LEGAL: AL 199-2015.

 

 

 

2 COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.