Recuperaron una caja negra del avión siniestrado en Francia

Ciento cincuenta personas murieron hoy al estrellarse un avión Airbus A320 en la zona de los Alpes franceses y ya se organizaron equipos de rescate para retirar lo cuerpos en una zona de muy difícil acceso situada a unos 3000 metros de altura, aunque ya se se logró recuperar una de las cajas negras para saber las causas de la tragedia.

0

El primer ministro de España Mariano Rajoy y la canciller alemana Angela Merkel suspendieron sus actividades en el dia de hoy para organizar lo equipos de búsqueda y poder rescatar los cuerpos entre los restos del avion de la compañía aérea de bajo costo Germanwings, una filial de la firma alemana Lufthansa.

La aeronave, que había partido desde el aeropuerto de El Part, de Barcelona, España, y tenía como destino final la ciudad alemana de Dusseldorf, se estrelló a unos 3000 metros de altura en la región alpina de Alta Provenza, cerca de la localidad de Barcelonnette.

Trasladaba a 144 pasajeros, en su mayoría españoles y alemanes, dos pilotos y cuatro asistentes de vuelo y los radares perdieron toda señal a las 7.39 hora argentina, (10 GMT) mientras que horas después Lufthansa confirmaba en las redes sociales el accidente y daba las cifras oficiales sobre la cantidad de víctimas.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, anunció que se ha encontrado una de las cajas negras del avión que será entregada a los servicios de investigación y añadió que se han tomado las disposiciones necesarias para acordonar el lugar de los hechos, según consignó la agencia EFE.

Cazeneuve precisó también que mañana llegarán a la zona especialistas y médicos forenses para que la investigación sobre lo sucedido “pueda llevarse a cabo en las mejores condiciones”.

Un vocero del ministerio informó que la caja negra encontrada será analizada por expertos del organismo francés de Investigación de Accidentes (BEA).

El BEA, especializado en accidentes aeronáuticos, anunció que mañana ofrecerá una conferencia de prensa con los primeros detalles sobre el suceso, que tuvo lugar en una zona escarpada cercana al municipio de Prads-Haute-Bléone, en los Alpes franceses.

Desolados e impotentes, familiares y amigos de las ví­ctimas del avión de Germanwings se acercaban al aeropuerto de Barcelona para confirmar la muerte de sus seres queridos y recibir apoyo y consuelo en medio del dolor.

“Estoy muy afectado, lo siento”, se limitó a decir Manuel Calvo, un dirigente sindical de UGT que acudió a la Terminal 2 del aeropuerto catalán para acompañar a los familiares de dos amigos y trabajadores -uno de ellos un directivo- de la compañí­a de autopartes Delphi, de Sant Cugat del Vallí¨s, que habí­an muerto en el accidente.

La llegada de los familiares consternados y aturdidos era lenta pero casi ninguno de ellos estaba en condiciones de hablar o explicar las historias detrás de los nombres de la lista de 150 víctimas, entre ellos dos bebés, según confirmó el consejero de Interior catalán, Ramon Espadaler.

Custodiados por policí­as, los familiares caminaban entre lágrimas o al borde del llanto en dirección a la zona que las autoridades habilitaron para la atención psicológica y acompañamiento de las familias de las ví­ctimas.

Desde Alemania, el gerente de la compañí­a Gremanwings (filial de Luftansa), Thomas Winkelmann, informó que en el avión viajaban 67 alemanes, aunque la cifra podrí­a cambiar.

Un grupo de 16 estudiantes y 4 profesoras que participaban de un intercambio escolar en el Instituto Giola de Llinars del Vallí¨s, se encontrarí­an entre las ví­ctimas de nacionalidad alemana.

Las autoridades españoles indicaron que habí­a 45 “apellidos españoles” entre los pasajeros.

Otras informaciones, no confirmadas oficialmente, hablan que entre las ví­ctimas habrí­a personas de nacionalidad francesa, turca, holandesa, belga y japonesa. Según esas informaciones no habrí­a ningún argentino.

Agentes forense españoles han empezado a tomar muestras de ADN a los familiares de víctimas con el fin de poder identificar los cadáveres, informaron a EFE fuentes policiales.

Los familiares de las víctimas en Barcelona han sido trasladados a hoteles cercanos al aeropuerto donde se les ofrece asistencia médica y psicológica, así como información sobre el accidente.

“Nuestros pensamientos están ahora con todas las personas que están sufriendo ese inmenso pesar”, expresó la canciller alemana Merkel durante una conferencia de prensa convocada en la sede del gobierno tras divulgarse las primeras noticias del accidente.

Merkel señaló además que mantuvo contactos telefónicos con el presidente de España, Mariano Rajoy, y su par francés, François Hollande. “Francia, España y Alemania trabajaremos juntos y nos ayudaremos en todas las formas posibles”, agregó.

Por su parte, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, suspendió todas las actividades y aseguró a través de su cuenta de Twitter que constituyó “un gabinete de crisis” para afrontar el caso.

Producción: redacción central, corresponsalía en España (CG)